Ir a contenido

EL FUTURO DE UN PAÍS EN PLENO CAMBIO ECONÓMICO

China contra las compañías 'zombies'

La voluntad de liquidar las empresas públicas deficitarias para sanear la economía choca contra la estabilidad social

Adrián Foncillas

El presidnete chino, Xi Jinping.

El presidnete chino, Xi Jinping. / AFP

Las miles de compañías estatales improductivas se aferran a una vida inane. Pekín anhela finiquitar esas empresas improductivas, manirrotas y sobredimensionadas que lastran su economía pero dan millones de puestos de trabajo. Es un dilema shakesperiano: acabar con ellas o mantenerlas. Y la ralentización económica aconseja prudencia.

El término de compañías 'zombies' nació en Japón a principios de los 90 para definir a las que Tokio mantuvo artificialmente vivas después del colapso inmobiliario. En los últimos años ha regresado con brío a China, donde solo las subvenciones y los créditos estatales de improbable devolución mantienen su persiana levantada. Hace años que Pekín anuncia un giro brusco hacia una economía más ágil que exigirá adelgazar el sector público pero los avances son tibios.

Pekín dio a sus gobiernos provinciales tres meses para elaborar una lista de empresas deficitarias y un plan de viabilidad

El último y más vigoroso embate contra las compañías zombies llegó en diciembre. Se presentó como un ultimátum: Pekín dio a sus gobiernos provinciales tres meses de plazo para entregar una lista con las empresas deficitarias y un plan de negocio viable para devolverlas a los números rojos. Todas serán cerradas en el 2020 si lo incumplen. Resucitar o morir, ese es el mensaje. Muchas de ellas adolecen de unas estructuras de gestión esclerotizadas y a contrapelo en una economía de libre mercado.

Secar el crédito

La mayor parte nutre sectores que Pekín quiere embridar por cuestiones medioambientales como el acero y el carbón o están detrás de la sobreproducción que derrumba los precios y esquilma los beneficios. Su mayor problema, sin embargo, es que secan el caudal crediticio que necesita el sector privado. Las compañías estatales generan el 25% de la economía china pero concentran el 60% de la deuda corporativa. Esa deuda, señalan los expertos, es una bomba de relojería. Ha pasado de 3,4 billones de dólares en el 2007 a 12,5 billones de dólares en el 2014, según la consultora McKinsey, en un ritmo sin parangón en la historia moderna. El FMI calcula que el 9% de esa deuda corresponde a compañías 'zombies'.

Había 2.024 compañías 'zombies' gestionadas por el gobierno central en el 2016, según los últimos datos oficiales. Alcanzan las 10.000 si añadimos las de los gobiernos locales, aunque algunos analistas las cifran en 20.000. Aún debe sumarse ese tejido de pequeñas y medianas empresas de suministros que dependen de ellas. Su relevancia, pues, es gigantesca.

Los futuros millones de parados son una fuente potencial de inestabilidad social

Hubo mejores tiempos para erradicarlas. China experimenta su crecimiento económico más bajo de las últimas tres décadas, afronta tiempos inciertos por la guerra comercial con Estados Unidos y aumenta su desempleo. Esos futuros millones de parados son una fuente potencial de inestabilidad social. Los cierres de fábricas privadas no suelen ser traumáticos porque emplean a emigrantes que se trasladan sin pensarlo a otra provincia en busca de trabajo. Pero en las estatales trabajan locales que acostumbran a pedir sonoras explicaciones al gobierno local. Y las autoridades, conscientes de que Pekín prioriza la estabilidad frente a la economía, inyectan fondos sin freno ante un horizonte de revueltas.

Hasta dónde llegar

La pregunta es cuan lejos puede ir China contra sus compañías 'zombies' cuando se juntan los sensibles asuntos sociales con contexto económico deprimido. “Si China quiere desarrollar un modelo de crecimiento sostenible y recalibrar su patrón económico, tendrá que encontrar una vía para eliminar esas compañías deficitarias”, señala Jonathan Sullivan, director del programa de China de la Universidad de Notthingham.  “Esa solución necesitará algo más que simples consideraciones económicas, porque bajo el menor crecimiento y, especialmente, las crecientes desigualdades sociales, quedaría afectada la estabilidad social, que es la mayor preocupación del partido”, añade.

Las empresas estatales chinas han sido vistas como un símbolo de la fortaleza frente a la debilidad de Occidente. Ocupan los sectores estratégicos que ahuyentan a la inversión privada, son usados para estrategias a largo plazo y encabezan el desembarco de China en el mundo. Pero todo eso tiene una factura que pagan las arcas estatales. Años atrás, el Gobierno las fundía con otras compañías exitosas aún asumiendo que rebajaría los beneficios de éstas o despedía a los trabajadores con la certeza de que la boyante economía nacional los recolocaría rápidamente. Pero esos tiempos han terminado y China aún no ha resuelto cómo enterrar las compañías zombies.

Temas: China