Ir a contenido

INDUSTRIA 4.0

Alianza 3D en Barcelona

Consorci de la Zona Franca prevé destinar 100 millones de euros a una planta de fabricación en los próximos cinco años

Eduardo López Alonso

Los integrandes de +Debate de EL PERIÓDICO: Joan Parra, Pere Navarro, Leonardo Marqués, Aintzane Arbide, Ramon Pastor y Salvador Tasqué. 

Los integrandes de +Debate de EL PERIÓDICO: Joan Parra, Pere Navarro, Leonardo Marqués, Aintzane Arbide, Ramon Pastor y Salvador Tasqué.  / ALBERT BERTRAN

La revolución industrial 4.0 está en marcha y gana protagonismo mundial en Barcelona. La fabricación aditiva o 3D, el big data y la inteligencia artificial son los principales disruptores hoy del sector industrial con efectos en todos los ámbitos. Un estudio de ING achaca a la fabricación 3D la tendencia imparable a reducir el comercio mundial de mercancías en los próximos decenios. La consultora McKinsey calcula que la fabricación aditiva recibirá al menos 500 millones de euros en inversiones en 10 años. La industria 4.0 rompe el paradigma de la fabricación masiva y abre la puerta al producto personalizado de calidad.

El foro +Debate congregó a seis expertos para analizar la actual situación del sector 3D y coincidieron en que las empresas catalanas especialmente las pymes tienen una oportunidad única para repensar su actividad y afrontar nuevos planes de futuro. Barcelona en particular está en una buena posición para albergar esas oportunidades empresariales de la mano de la incubadora de proyectos auspiciados por el Consorci de la Zona Franca, el IAM 3d Hub y la 3DFactory Incubator que inaugurará el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, este lunes 11 de febrero. ¿Será capaz Catalunya de adaptar su tejido industrial a la revolución 3D?

Los participantes en el debate organizado por EL PERIÓDICO: Pere Navarro (delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca); Ramon Pastor (vicepresidente de HP en España); Leonardo Marqués (director de márketing de Renishaw Ibérica); Aintzane Arbide (secretaria general de IAM 3d HubSalvador Tasqué (director de Fira de Barcelona); y Joan Parra (vicepresidente de Leitat) coinciden en alertar de que la fabricación aditiva 3D permite reinventar los procesos de diseño de los nuevos productos. Aunque la tecnología tiene ya algunos decenios, los costes se reducen y los materiales han mejorado, consolidando esta revolución haciéndola ya imprescindible a la hora de crear productos específicos y no de forma masiva.  

IMPACTO TOTAL
La revolución 3D es holística 

«La revolución 3D es una revolución holística, un avance espectacular que tiene que ver con la vida de cualquier persona», explica Pere Navarro. El Consorci de la Zona Franca (CZF) se ha situado en el centro de ese impulso industrial. «Existe una brecha digital entre las empresas que el sector público tiene la obligación de rellenar», dice el presidente de esta entidad. Para ello, CZF ha invertido tres millones de euros en una incubadora de empresas, que quiere facilitar a las start-ups el inicio de negocios que usen la tecnología 3D. También se destinarán 17 millones de euros a una nave industrial para fabricación mediante tecnologías 3D, que llegará a tener 70.000 metros cuadrados y atraer una inversión acumulada superior a los 100 millones de euros en los próximos cinco años.

AYUDA A LA PYME
Una ventanilla única para la industria

«El hub ayudará a las empresas catalanas a implementar la tecnología en sus procesos. Lo que pretendemos es ser una ventanilla única para resolver todas las dudas, al margen de la tecnología o material que se quiera adoptar o se necesite», explica Aitzane Arbide, alma máter del proyecto.

INVESTIGACIÓN
La desaparición de los tornillos 

En opinión de Joan Parra, vicepresidente ejecutivo del instituto tecnológico Leitat, la clave actualmente es la velocidad con que el conocimiento pasa de los centros de investigación al consumidor. Y en el caso del 3D la curva de introducción se aproxima a su eclosión aunque ningún experto es capaz de predecir cuándo. «En las universidades no se enseñan las últimas posibilidades del 3D, cada vez es más necesario recurrir a las patentes de HP para aprender y eso cambia el paradigma», reconoce Parra. Explica la anécdota de la consulta que le hizo un fabricante de tornillos que se vanagloriaba de fabricarlos al menor precio y con la mejor calidad pero quería saber que podía aportar la fabricación aditiva a su negocio. «Le respondí --relata Parra-- que si era consciente de que con la fabricación 3D no harán falta tornillos porque será posible hacer cualquier cosa de una sola pieza». 

LA CIUDAD
Ferias como motor del cambio tecnológico

Salvador Tasqué, director de Fira de Barcelona, asegura que la ciudad está en condiciones de ser el gran centro de la industria 4.0 en Europa siempre que se sea capaz de atraer talento internacional. «Desde Fira de Barcelona creemos en la necesidad de organizar ferias en torno a este sector, ya que existe una correlación clara entre la implantación de las tecnologías y los eventos feriales que los impulsan como el Mobile», explica. «Gracias al 3D nacerán nuevas empresas y la industria catalana no será competitiva fabricando como en el pasado. Es la que debe ser protagonista e impulsora del cambio».    

MOTOR DEL CAMBIO
Cuestión de patentes y conocimiento 

HP se ha convertido en un verdadero motor industrial para el 3D en Catalunya y en el mundo. En los próximos meses inaugurará un laboratorio de 15.000 metros cuadrados para impulsar su tecnología, que lidera el ránking de patentes a nivel mundial desde las instalaciones de Sant Cugat. Ramon Pastor asegura que la impresión 3D tiene más sentido cuando se piensa desde el principio contando con sus posibilidades. «Nuestros clientes ya imprimen en nuestros equipos 24 horas al día siete días a la semana, el 3D es una realidad y hasta nuestras propias máquinas fabrican sus componentes ellas mismas», explica Pastor. Advierte de que en Catalunya esta nueva revolución industrial es especialmente importante «porque se vuelven a repartir las cartas, las pequeñas y medianas empresas son las mejor situadas para aprovechar las nuevas oportunidades porque las economías de escala dejan de tener importancia. Fabricar un producto o un millón pasará a tener el mismo coste, lo que beneficia a las pymes».  

AHORROS
Nuevas herramientas y materiales 

Leonardo Marqués, director de márketing de Renishaw Ibérica, fabricante de maquinaria especializada en producción aditiva, corrobora que el uso del metal como material de fabricación en impresoras 3D ha ampliado el abanico de posibilidades para las empresas. El primer sector en usar de manera masiva las posibilidades de la fabricación aditiva ha sido el de las prótesis dentales, ya que permite piezas personalizables y de gran calidad. Otro sector cliente de Renishaw es el aeroespacial. «Lanzar un satélite cuesta entre 15 y 30 millones de euros. Si se utiliza una pieza metálica hecha con 3D se obtendrá un ahorro del 62% en peso, que significará un ahorro de 5.000 euros en el combustible necesario para lanzar esa nave al espacio», explica Marqués. «Pero el 3D no es una isla, es parte de un proceso. Se debe diseñar para la nueva tecnología desde cero. Ya hay soluciones pero es la industria la que debe implementar los procesos», explica.

Pese a esa «barrera de desconocimiento» existente en el sector industrial, que corroboran los expertos, los avances se suceden de manera acelerada. Los materiales se diversifican y Marqués avanza que se pasa ya del titanio a nuevas aleaciones de acero más ligeras que prometen ahorros importantes en el sector aéreo. Pero también el sector del automóvil va a tener que repensar sus automóviles, ya no solo desde el paradigma eléctrico, también desde la concepción total desde el universo 3D. «Lo que intentamos en la industria 4.0 es fabricar el producto allí donde se necesita, cuando se necesita y en el momento en el que se requiere. Esto cambia completamente las cadenas de distribución y las fábricas, que se orientarán a sistemas bajo demanda de productos personalizados», explica Pastor. 

ESPACIOS COMUNES
Industrias enel centro urbano 

Navarro dice que esa nueva industria tendrá un impacto holístico (como un todo) social y económicamente. «La nueva industria podrá estar en el centro de la ciudad. Y en Barcelona existen espacios que pueden ser reutilizados. El 22@, La Sagrera y La Marina son algunos de ellos. En La Marina caben del orden de 40 islas del Eixample al lado de la Zona Franca. En los futuros planes de reurbanización tendrá que tenerse en cuenta la posibilidad de que la nueva industria comparta espacios urbanos con el sector residencial», ya que no tiene emisiones contaminantes. La fabricación 3D está ya al alcance de las empresas y los emprendedores y su futuro entre nosotros se da por hecho. 

Temas: +Debate