Ir a contenido

libre concurrencia

La Autoritat de Competència rechaza el decreto que acabó con la huelga del taxi

El organismo de la Generalitat pide al Parlament que no convalide una norma que, a su juicio, distorsiona la libre concurrencia y trata de forma discriminatoria a los VTC

Agustí Sala

Concentración de taxistas frente a la Conselleria dEconomia, en Barcelona.

Concentración de taxistas frente a la Conselleria dEconomia, en Barcelona. / FERRAN NADEU

La Autoritat Catalana de la Competència (ACCO) considera que la regulación que acabó con la huelga del taxi en Barcelona supone la "introducción de ineficiencias artificiales e injustificadas" y una "protección" de un sector frente a la concurrencia de los vehículos de turismo con conductor (VTC).

Este organismo, que ya se había manifestado en contra de introducir limitaciones a la libre competencia en el transporte urbano de pasajeros, critica especialmente puntos como la introducción de un tiempo mínimo de precontratación de 15 minutos para los VTC, incluidos en el decreto ley 4/2019 del Govern. A su vez pide a los partidos en el Parlament la "no convocalidación" de la norma.

El posicionamiento de la ACCO coincide con el de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que considera que este tipo de regulaciones provocará subidas de precios y una reducción de la calidad del servicio. Los dictámenes de la ACCO no son vinculantes como lo son las actuaciones movidas por denuncias de falta de competencia en un sector o entre empresas, pero deja en mala sitaución al Govern.

De hecho, dentro del propio Ejecutivo catalán se ve con comprensión el pronunciamiento de la ACCO ante la regulación promovida por el 'conseller' de Territori, Damià Calvet, que sirvió para desactivar la huelga de los taxistas. Algunas fuentes consideran que la cuestión "no ha hecho más que comenzar" y ya se verá durante el trámite parlamentario del decreto si el tema se ha resuelto o vuelve a enrevesarse. 

Incluso antes de la aprobación de la nueva regulación por parte del Govern, algunas entidades ya advirtieron de que el problema no se había resuelto. La patronal Foment del Treball alertó de que el conflicto se había cerrado en falso

El presidente de la ACCO, Marcel Coderchya advirtió hace unos días que este organismo impugnaría la regulación si esta restringía competencia y reclamó también al Govern que no hiciera caso omiso de las conclusiones del dictamen que iban a realizar sobre el decreto.         

Despidos masivos  

La ACCO considera que las medidas introducidas "obstaculizan gravemente el funcionamiento de los mecanismos competitivos". De hecho, limitan la actividad de los VTC, cuyas empresas ya han anunciado despidos masivos en Catalunya. El anuncio se produjo después de que las principales plataforma de contratación, Uber Cabify, anunciaran el cierre de sus operaciones en Catalunya.

El organismo afirma que es un "contrasentido" restringir la actividad de los VTC, "cuando es un modelo de actividad más eficiente en términos económicos y medioambientales".     

Se trata, agrega, de un "trato discriminatorio" entre operadores que "distorsiona la competencia entre taxis y VTC". Son, según la ACCO servicios "equivalentes (transportar personas en vehículo de hasta 9 plazas)" cuya regulación "no debería crear entornos diferenciados entre lops operadores".