Ir a contenido

SALÓN 080

'Slow fashion' a la catalana

Naulover impulsa su apuesta por la moda de proximidad con una mayor diversificación y la venta de complementos para la mujer

Los 'corners' de El Corte Inglés concentran el 60% de sus ventas

Eduardo López Alonso

Carme Noguera, consejera delegada de Naulover. 

Carme Noguera, consejera delegada de Naulover.  / ELISENDA PONS

No imaginaban los abuelos de Carme Noguera el rumbo que iba a tener el mundo de la venta de artículos de moda en el próximo siglo. Con su tienda La Samaritana de la calle Dels Arcs de Barcelona, que comunica Portal de l'Àngel con la Catedral, la familia cimentó la tradición textil de la saga. Hoy la consejera delegada de Naulover, Carme Noguera, su nieta, y la hija de Carmen, Paula, son el motor de una firma de moda catalana que reivindica "ser empresa de las de antes", con fabricación propia en unos momentos en los que los grandes del sector son firmas globalizadas y centros de producción básicamente en Asia. 

"Cuando las empresas empezaban a externalizar la producción e irse a China decidimos quedarnos, temíamos perder calidad y queríamos mantener nuestra estrategia comercial y estilo", explica Noguera en su piso 'showroom' de la Diagonal con Muntaner. "Los productos hechos en Asia tienden a ser todos iguales y hasta tienen el mismo olor", explica Noguera, para justificar el estilo de su firma.

La receta "de proximidad" de Naulover fue y es concentrar sus proveedores de hilaturas en Sabadell y Terrassa y diferenciarse de la competencia ya desde la materia prima, los tejidos. Los diseños de Naulover se engloban en lo que Noguera define como 'slow fashion' o moda lenta. "Las prendas femeninas deben realzar la belleza de la mujer, favorecerla. No queremos ni al chandal ni calzado deportivo con suplemento, hoy la mujer se arregla para ir a trabajar, y la clave de Naulover es una moda para todas las mujeres sin importar su edad". 

La firma factura 20 millones y prevé crecer el 4% este año

Este concepto conservador de la moda se ha conjuntado comercialmente en los últimos años con los centros de El Corte Inglés, que concentran casi el 60% de las ventas de la firma, aunque Naulover también tiene 'outlets' y tienda propia. Con una facturación del orden de los 20 millones de euros, crecimiento del 4% anual y una plantilla de 130 personas, la firma se propone ahora diversificar su negocio con accesorios que complementen la apuesta de moda. "En unos cinco años, los complementos supondrán el 50% de las ventas", asegura Noguera. La tienda que más factura actualmente es el 'corner' virtual en internet de El Corte Inglés para la marca. El 4% de las ventas de Naulover ya llegan de la compra 'on line' pero se ha puesto en marcha un plan para incrementar esa vía de negocio, que  llegará al 15-20% del total en un plazo de 18-20 meses.

Naulover participa esta semana en el salón de la moda 080 de Barcelona, como escaparate privilegiado de su estilo barcelonés para mujeres con poder adquisitivo medio alto. Presentan una colección adaptada al boato de los flashes y la pasarela, con diseños de fiesta más largos y apuestas algo más arriesgadas que su 'pret a porter' habitual en el que los motivos florales son casi imagen de marca. Los colores que mandan este año son el azul plata, el cobre y el verde oro, conjuntados con el negro de siempre y el crudo. Las hilaturas del Vallès son de esas que construyen tejidos de calidad y en los que las bolas se resisten a aparecer. Como en las antiguas alfombras persas, el punto es clave y el diseño define la prenda como partitura musical. La máxima aspiración es que la prenda dure varios años sin perder actualidad y con la elegancia adaptada a los cánones del gusto menos estrindente.