Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Auditar la felicidad laboral

Efficient Happiness crea planes de mejora del bienestar de los empleados que revierten en la cuenta de resultados

Carme Escales

Antonio Rodríguez, fundador y CEO de Efficient Happiness. 

Antonio Rodríguez, fundador y CEO de Efficient Happiness.  / Juan Camilo Moreno

Insatisfacción, apatía y desmotivación son común denominador de muchos empleados. También de directivos, cargos altos y medios. Cada mundo interior se encuentra afectado por condicionantes múltiples que, unidos a la diversidad de sensibilidades y maneras de enfocar y afrontar el desarrollo profesional, y el lugar al que este se le concede en la vida, dibuja barajas complejas bajo un mismo paraguas laboral. Pero bajo ese paraguas transcurre, de media, un tercio de la vida de una persona.

    Pese a haber elegido libremente su carrera profesional y destinos laborales, Antonio Rodríguez empezó a experimentar «un run run negativo», el estrés que las estadísticas dicen que acompaña al «59% de los trabajadores españoles» (INE). «Predicaba entre compañeros y amigos un positivismo en todos los ámbitos de la vida, incluido el laboral, que se contradecía con lo que un día me dije: no me siento feliz en el trabajo», explica Rodríguez. Y, observando su entorno en los diferentes despachos en los que trabajaba este abogado especialista en derecho y negocios, y escuchando su interior, a finales del pasado año fundó Efficient Happiness (www.efficienthappiness.com). Es una SL que hace diana sobre la felicidad de los trabajadores como energía clave para mejorar procesos productivos y la comunicación interna,  y con ello alzar la cuenta de resultados, haciendo que sea la armonía laboral la que mueva el engranaje del éxito, personal, profesional y del conjunto productivo.

Aumentar la producción y reducir el despilfarro interno o fuga de talento interno es misión del plan de la compañía.

Con unos 5.000 euros de partida, Rodríguez pasaba de la teoría a la práctica. Hacer que sea la propia satisfacción de los trabajadores la que los motive a conseguir resultados es misión ahora de su equipo, seis profesionales de la medicina, la nutrición, la psicología, los recursos humanos y el deporte de élite. Se ocupan de alinear intereses personales de los empleados con la misión de la empresa. Para ello implementan un plan de acompañamiento de 9 a 12 meses de duración. Entrevistas individuales y sesiones grupales que incluyen formación son parte del plan para aumentar la producción y reducir la fuga o despilfarro interno de talento, gracias a ajustes para la conciliación, la neutralización de tensiones laborales en equipos, o la reubicación de empleados en función de sus capacidades y aspiraciones. «El motor de una empresa son las personas que trabajan en ella y hay una notable diferencia entre quienes se sienten a gusto en su lugar de trabajo y quienes no. Si un empleado no está bien, no podrá dar nunca lo mejor de sí. Mientras que sentirse feliz permite vivir mejor y rendir mucho más y más cómodamente en el lugar de trabajo», expresa el fundador de Efficient Happiness que espera cerrar este primer año facturando entorno a los 100.000 euros. Su método de éxito empresarial a través de la felicidad apunta a pymes del territorio estatal y fuera de él. Por el momento, del sector informático y tecnológico son las primeras clientes de sus “trajes a medida de auditoría sobre el estado de cada miembro de la empresa, plan de trabajo y acompañamiento y seguimiento hacia el objetivo común”, señala Rodríguez. Citando datos de la OMS, señala que: “cada euro invertido en salud física o emocional tiene un retorno para la empresa de 3,50€”.

Antonio Rodríguez

Fundador y CEO de Efficient Happiness

La dirección de felicidad ideada por este abogado imparte también conferencias para ayudar a preparar la mejora del bienestar individual y el tránsito al global de una empresa, y el encaje en un puzle intereses comunes.