24 feb 2020

Ir a contenido

rescate financiero

El FROB admite que no sabe cuántas ayudas recuperará de Bankia

El organismo público señala que no es posible seguir con la privatización a corto plazo

P. A.

Jaime Ponce, presidente del FROB, durante una comparecencia en el Congreso.

Jaime Ponce, presidente del FROB, durante una comparecencia en el Congreso. / JUAN MANUEL PRATS

El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, ha admitido este jueves que "honestamente" no sabe cuánto dinero va a poder recuperar de los 59.000 millones de euros en ayudas inyectados por su organismo al sector financiero, de los que 24.069 millones fueron para el grupo BFA-Bankia (que absorbió al también nacionalizado BMN). De momento, ha apuntado en el Congreso, solo se han logrado recobrar el 10%, unos 5.900 millones, de los que el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha aportado unos 3.000 millones entre dividendos y venta de acciones por parte del Estado.

La incertidumbre sobre el montante que se va a recuperar se debe a la caída del precio de la acción del banco nacionalizado en los últimos años, que ha estado en línea con el del resto del sector financiero europeo, penalizado por los bajos tipos de interés. El Estado vendió un 7,5% de Bankia en el mercado en el 2014 a un precio algo superior a seis euros por acción y otro 7% a finales del 2017 por algo más de cuatro euros. Los títulos cotizan ahora en torno a los 2,5 euros. 

Ante esta caída, el Gobierno optó el pasado diciembre retrasar dos años el plazo máximo de privatización de la entidad, hasta el cierre del 2021, una decisión que Ponce ha apoyado este jueves durante su comparecencia ante la comisión de presupuestos de la cámara baja. El alto funcionario ha sostenido que su organismo sigue buscando "ventanas de oportunidad" en el mercado para continuar con la venta de su 61% del banco, pero ha admitido que "ahora no parece el contexto más favorable" para ello, con lo que no son de esperar nuevas ventas "a corto plazo".

Banco de Valencia y Sareb

La recuperación de las ayudas también depende de otros dos elementos. Por una parte, del esquema de protección de activos (EPA) que se concedió a CaixaBank para que se quedase el Banco de Valencia, y que cubre parte de las pérdidas que surjan en una cartera de créditos a las pymes de 1.300 millones de euros. Ponce ha apuntado que el banco catalán recibió 18 millones el año pasado y se prevé que obtenga otros 55 millones en el 2019. En total, la pérdida esperada para el Estado es de 500 millones.

Por otro lado está la Sareb, el banco malo que recibió los activos inmobiliarios de los bancos rescatados, a la que el FROB inyectó 2.200 millones de capital. Ponce ha admitido que existen "enormes incertidumbres sobre el desempeño" de la compañía, que ha ido revisando su plan de negocio en los últimos años para reflejar una "cada vez menor recuperación de fondos".

Temas Bankia