Ir a contenido

Impuesto sobre servicios digitales

La 'tasa Google' cargará hasta 665 millones a los consumidores, según el sector digital

Un informe encargado por Ametic y Adigital estima que el beneficio de las empresas se recortará en 562 millones

El estudio cifra en 30 euros el impacto anual por consumidor de comecio electrónico

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación del proyecto de ley de Presupuestos en el Congreso de los Diputados.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación del proyecto de ley de Presupuestos en el Congreso de los Diputados. / David Castro

El impuesto digital previsto en el proyecto de ley aprobado por el Gobierno supondrá un perjuicio para los consumidores de hasta 665 millones de euros, en forma de un mayor precio de los productos y servicios 'on line', según cálculos de un informe de la consultora PwC elaborado por encargo de las patronales tecnológicas Ametic y Adigital.

Ambas patronales, que ejercen una labor de lobbi contra la adopcion de un nuevo tributo en el sector, sostienen que el impuesto sobre deteminados servicios digitales que gravará con un 3% la facturación de plataformas, de publicidad 'online' y de venta de datos perjudicará sobre todo a los consumidores y a las pequeñas y medianas empresas que contratan plataformas digitales para sus negocios.

Los autores del informe sitúan en unos 30 euros el sobrecoste anual por consumidor usuario de comercio electrónico como consecuencia de la repercusión que sufrirán del impuesto. Además, "el impuesto perjudicará a las compañías mas digitalizadas que utilicen plataformas de terceros para vender o anunciar sus productos, principalmente pymes, por el menor coste", se añade. 

Ametic agrupa a filiales de Apple, Amazon, Google, Facebook o Samsung entre sus numerosos socios. En Adigital participan plataformas como Airbnb, Bizum, Blablacar, Uber, Cabify, Deliveroo y Glovo entre otras muchas. No participa de este informe la patronal Digitales, con algunos intereses contrapuestos a las anteriores asociaciones y con socios como Telefónica, Indra, Orange, Vodafone o Nokia. 

Efecto sobre el PIB

El documento "Impacto de un impuesto sobre los servicios digitales de la economía española" concluye que "el coste del impuesto será transferido a las compañías usuarias de los servicios gravados, que trasladarán una parte al precio final que paga el consumidor", a pesar de la elevada competencia existente en el sector.

En particular, el informe estima que las empresas usuarias de los servicios digitales verán reducidos sus beneficios entre 450 y 562 millones de euros, sumando el incremento del coste de uso de las plataformas y marketing 'online' y la disminución de ventas por el traslado de parte del precio al cliente final.

El efecto en el beneficio de las empresas -según el informe dePwC- tendrá una repercusión económica de hasta 662 millones de euros sobre el PIB nominal.

Tanto la directora general de Ametic, María Teresa Gómez Condado, como el director general de Adigital, José Luis Zimmerman, rechazaron la "adopción unilateral" del impuesto digital por parte de España, al margen del cosenso internacional que no logra imponer ni la Comisión Europea (CE) ni la organización de países desarrollados OCDE entre sus socios. "Por supuesto que la economia digital requiere una adaptacion de los sitemas tributarios, pero esta ha de hacerse con consenso internacional", afirmó Gómez Condado. "España  no puede adoptar medidas unilaterales que nos dejen en una situación de excepcionalidad y por tanto de desventaja, en el contexto político y económico internacional", abundó Zimmermann

La OCDE busca un acuerdo sobre el pago de impuestos de las multinacionales

La organización de países desarrollados OCDE lleva más de cinco años intentando encontrar nuevas reglas para adecuar la tributación de las grandes multinacionales a los retos derivados de la economía digital. Tras una reunión de 95 jurisdicciones fiscales la semana pasada, la OCDE ha presentado este martes las bases para reactivar los trabajos, con una consulta pública los días 13 y 14 de marzo en su sede París para que las partes implicadas, en particular empresas y asociaciones, puedan hacer sus aportaciones.

El objetivo es llevar los trabajos a la cumbre del G20 de junio en Japón, con el fin de poder adoptar ya en el 2020 una solución a largo plazo. El G20 encargó a la OCDE buscar respuestas al fenómeno de las compañías digitales que, por la naturaleza de su actividad, fijan sus sedes en jurisdicciones que les permiten pagar menos impuestos y evitan así una fiscalidad más gravosa en los países donde están sus clientes.

Así, el debate afrontará, en primer lugar, la modificación de las reglas actuales para determinar el pago de impuestos de las multinacionales en función de dónde desarrollan su negocio. Además, se pretende negociar que los países puedan aplicar algún tipo de tasa a empresas cuyos ingresos estén sometidos a una fiscalidad nula o muy baja.

.

Temas: Tasa Google