Ir a contenido

Conflicto laboral

La huelga en la fábrica de Nestlé en Girona paraliza la producción

Los sindicatos cifran en un seguimiento del 97% entre la plantilla de 750 personas del primer paro en 18 años y la empresa lo rebaja al 70%

Gabriel Ubieto

Trabajadores de Nestlé frente a la planta de la multinacional en Girona, que vive su primera huelga en 18 años.

Trabajadores de Nestlé frente a la planta de la multinacional en Girona, que vive su primera huelga en 18 años. / Xavier Pi (ACN)

La producción de la planta de Nestlé en Girona se ha paralizada este jueves por el seguimiento masivo de la primera huelga que vive la fábrica en 18 años. Las centrales han cifrado el apoyo a los paros en el 97% de los 750 empleados y la empresa ha rebajado esa cifra al 70%. La huelga se enmarca en la pugna por negociar el nuevo convenio colectivo de empresa. 

El conflicto entre Nestlé y la plantilla de Girona, que fabrican la gama cafetera de Nescafé, cápsulas 'Dolce gusto' o descafeinados, llega tras más de nueve meses de infructíferas negociaciones por pactar las condiciones de un nuevo convenio colectivo de empresa. Desde el comité de empresa, varias centrales denuncian la pérdida de poder adquisitivo que los trabajadores han sufrido durante los últimos ocho años, con incrementos salariales por debajo de la inflación. Esa pérdida la cifran en entre el 2 y el 3%.

Las posiciones se mantuvieron hasta última hora encalladas y la propuesta que la compañía trasladó un día antes del inicio de la huelga no satisfizo a las centrales. Fuentes de la compañía confirman que su oferta era de un incremento fijo del 1,5%, más un 0,5% variable en función del crecimiento orgánico de la compañía en toda España. A ello añadían otro 2% en función de si se cumplían determinados objetivos de ventas también a nivel estatal.

Las centrales corroboran esas cifras, pero las matizan. "Ese 0,5% viene dividido en dos tramos de objetivos que este 2018 ya no se consiguieron", cuenta uno de los delegados de UGT, Lluís Parra. También añade que la variable del 2% es un complemento más en formato de paga extra y que no se consolida sobre las tablas salariales. "Con esas cifras no recuperamos el poder adquisitvo perdido", declara uno de sus homólogos de CGT, Josep Maria Martínez. La propuesta de las centrales es de un incremento fijo del 3%.  

Desde los sindicatos se niega cualquier contacto durante la jornada de huelga y desde la empresa se sostiene que las negociaciones siguen abiertas y que esperan poder llegar a un acuerdo en un futuro próximo con los trabajadores.