Ir a contenido

Informe de Manpower

Catalunya creará ocupación, pero a menor ritmo: 137.000 nuevos empleos hasta el 2020

Mujeres, migrantes, trabajadores cualificados y el sector servicios serán los motores de la creación de empleo en los próximos años

Gabriel Ubieto

Una camarera con contrato temporal sirve vino a unos clientes en el Casino de Ronda.

Una camarera con contrato temporal sirve vino a unos clientes en el Casino de Ronda. / REUTERS / JON NAZCA

La desaceleración de la economía se cierne sobre el mercado de trabajo. Ello significa que el empleo continuará aumentado y, en Catalunya, lo hará a un ritmo mayor que el de otras economías cercanas, per a menor que el registrado en años anteriores. Así lo pronostica un informe presentado este miércoles por la consultora Manpower, que estima que la economía catalana crecerá en empleos al 2,2% en el 2019 y al 1,9% en el 2020. Ello se traduce en 137.000 trabajadores más en dos años.

La nueva ocupación en Catalunya tendrá rostro de mujermigranteprofesional cualificado y del sector servicios. Estos son los vectores que empujarán el mercado laboral, que ahonda en la tercerización de la economía catalana. Si durante el estallido de la crisis, en el 2008, el 65,2% de los ocupados catalanes lo estaban en el sector servicios, dicho porcentaje escaló en el 2018 hasta el 73,1%. Los empleos creados durante la recuperación se han localizado en los servicios a las empresas, la hostelería y los transportes.

Otra de las notas que refleja la fotografía post crisis del informe de Manpower es la 'feminización' creciente de la economía. Actualmente el 47% de los ocupados en Catalunya son mujeres, cuando la media en los últimos 40 años ha sido del 38%. El catedrático emérito de la UAB y responsable del estudio, Joan Oliver, ha baticinado que durante la próxima década se alcanzará la paridad en el empleo. "Otro tema es la calidad de este", ha matizado.

Precisamente la calidad del empleo es una variable que distintos indicadores constatan que está en situación y tendencia a la mejora, aunque no todavía a niveles pre crisis. La subocupación ha disminuido, del 10,2% del total de trabajadores que así se declaraban en el 2013 al 6,8% del 2018. No obstante, en el 2008 dicho indicador era del 4,7%. La parcialidad también ha bajado, en beneficio de las jornadas completas. Las medias jornadas han pasado del 15% del total de ocupados que representaba en el 2013 al 13,3% del 2018. Al igual que en subocupación, el 10,9% de parcialidad del 2007 todavía queda lejos.