Ir a contenido

consejo de ministros

El Gobierno prevé menos crecimiento y más paro para el 2019

Economía rebaja una décima la previsión de avance del PIB, hasta el 2,2%, y sube al 14% la tasa de paro

Calviño atribuye el empeoramiento a la necesidad de un mayor ajuste por el objetivo del déficit del 1,3%

Rosa María Sánchez

Nadia Calviño, ministra de Economía, en el Foro Nueva Economía.

Nadia Calviño, ministra de Economía, en el Foro Nueva Economía. / JOSÉ LUIS ROCA

El Gobierno estima que la economía española creció el 2,6% en el 2018  -en línea con su última previsión oficial, de octubre- pero ha rebajado una décima su previsión de crecimiento del PIB para el 2019, hasta el 2,2%, y ha elevado en dos décimas la estimación de la tasa de paro para el año próximo, hasta el 14% de la población activa.

Y todo ello, según la ministra de Economía, Nadia Calviño, como consecuencia de “la política fiscal más dura y el ajuste más fuerte” que se deriva de tener que asumir para el año próximo un objetivo de déficit más exigente (1,3% del PIB) que el que pretendía el Gobierno (1,8%) y que fue tumbado con el veto del PP en el Senado.

Así lo explicó la ministra de Economía este jueves, en una entrevista en RNE, donde avanzó las principales líneas del cuadro macroeconómico que acompañará al proyecto de Presupuestos el Estado para el 2019 que el Consejo de Ministros prevé aprobar este viernes. Además de mantener la previsión de crecimiento del 2,6% para este año y de rebajar en una décima la del año próximo, hasta el 2,2%, el cuadro macro también incluye la previsión de creación de 800.000 puestos de trabajo en el conjunto del 2018 y el 2019, de modo que la tasa media de paro se situará este año en el entorno del 15,5% de la población activa y bajaría al 14% el año próximo, dos décimas por encima de la previsión anterior, del 13,8%.

La ministra explicó que la evolución de la economía española sorprendió favorablemente en el cuarto trimestre el año pasado y que, de no haber sido por la necesidad de asumir un mayor ajuste fiscal, el Gobierno “habría revisado al alza el crecimiento previsto para el 2019”, por encima del 2,3%, en lugar de rebajarlo, al 2,2%

Consecuencias para los funcionarios

Encajar las cuentas de las administraciones públicas dentro de un objetivo de déficit del 1,3% del PIB (en lugar el 1,8% que pretendía el Gobierno) implica un ajuste adicional de unos 6.000 millones de euros en las cuentas de Estado, Seguridad Social y comunidades autónomas, con el consiguiente lastre que ello supone sobre el crecimiento económico.

En todo caso, la ministra Calviño opinó que una tasa del 2,2% para el año próximo constituye un crecimiento muy notable. “España sigue con un crecimiento sólido, muy por encima de los países de nuestro entorno, pero lamentablemente se ve afectado por ese mayor ajuste fiscal que debemos incorporar a los presupuestos”.

Si se cumple la estimación de un crecimiento de la economía del 2,6% en el 2018, los empleados públicos podrán acceder a partir del próximo mes de julio a una subida adicional de su sueldo del 0,25% que se sumará al 2,25% con el que ha empezado el año. Para los sueldos del 2020, la situación se complica. Si, como ahora prevé el Gobierno, la economía crece en el 2019 por debajo del 2,5%, los sueldos públicos del año siguiente (del 2020) no serán premiados con el plus previsto del 1%, sino con otro proporcionalmente meno Tasa Google y transacciones financieras.

Tasa Google y transacciones financieras

Además, el Gobierno prevé aprobar en la reunión del Consejo de Ministros de la próxima semana (no la del viernes 11) los proyectos de ley para la creación de la tasa Google y del impuesto sobre transacciones financieras.

La ministra de Economía ha confirmado que su Departamento ultima la confección un plan de medidas económicas para los próximos años y que uno de sus ejes fundamentales será avanzar en la transición ecológica, de forma compatible con la eficiencia económica y la mejora de la productividad. Según Calviño, este plan incorporará las medidas laborales con las que el Gobierno pretende poner fin a algunos aspectos de la reforma laboral del Gobierno del PP, "pero más importante que eso, es abordar los retos del futuro" vinculados a la digitalización, la globalización,  la transformación tecnológica y la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, "y no luchar batallas del pasado", ha afirmado.

Respecto a los planes de contingencia que ultima el Gobierno para hacer frente a la eventualidad de una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo ('brexit' duro'), la ministra ha afirmado que el objetivo de las medidas es evitar que no haya "una disrupción" en las fronteras -ha citado como ejemplo los controles fitosanitarios-  ni en los derechos de los ciudadanos; además se prevé "dotar de poderes especiales al Gobierno para afrontar situaciones imprevistas" que se pudieran derivar de una situación de 'brexit' duro.