Ir a contenido

tributación

Bruselas investiga el tratamiento fiscal a Nike en Holanda

La Comisión Europea teme que la multinacional del deporte se haya beneficiado de una situación ventajosa respecto a otros competidores

Silvia Martinez

El logo de Nike, en su tienda de Nueva York; la multinacional es una de las protagonistas de los papeles del paraíso. 

El logo de Nike, en su tienda de Nueva York; la multinacional es una de las protagonistas de los papeles del paraíso.  / AFP / DREW ANGERER

La batalla de la Comisión Europea contra las multinacionales que eluden el pago de impuestos en los Estados miembros sigue viva y tiene un nuevo protagonista: el fabricante de ropa deportiva estadounidense Nike. El Ejecutivo comunitario ha anunciado la apertura de una  investigación en profundidad para examinar si el acuerdo tributario concedido por las autoridades de Holanda a la empresas esconde un tratamiento fiscal ventajoso, en contra de las reglas sobre ayudas del Estado.

“Los Estados miembros no deberían permitir a las empresas implementar esquemas complejos que les permitan reducir indebidamente su beneficio imponible” porque “les otorga una ventaja injustificada sobre sus competidores”, ha recordado la comisaria de competencia, Margrethe Vestager, que suma una muesca más a este capítulo que inauguró en octubre de 2015 cuando concluyó que tanto Luxemburgo como Holanda concedieron ventajas fiscales selectivas a Fiat y Starbucks respectivamente.

Desde entonces, Bruselas también ha llamado al orden a Apple, a quien obligó a devolver más de 13.000 millones de euros en impuestos impagados en Irlanda, a Amazon o a Engie. Además, también ha declarado ilegales determinadas ventajas tributarias concedidas por Bélgica y Gibraltar, a quien reclamó en diciembre la recuperación de 100 millones en ayudas ilegales

En el caso de Nike, la investigación se centra en el tratamiento fiscal concedido por Holanda a dos sociedades del grupo basadas en su territorio: Nike European Operations Netherlands BV y Converse Netherlands BV que desarrollan y registran las ventas de Nike y Converse en Europa, Oriente Medio y África. Ambas sociedades obtuvieron licencias para el uso de los derechos de propiedad intelectual relacionados con los productos de Nike y Converse a cambio de un canon deducible fiscalmente por las dos sociedades basadas en Holanda, que no están sujetas actualmente a impuestos en el país.

Ventajas desde 2006

Entre 2006 y 2015, las autoridades holandesas emitieron cinco resoluciones fiscales de las cuáles dos todavía están en vigor, y que establecen el método de cálculo del canon a pagar por las dos empresas establecidas en territorio holandés. Como consecuencia de estos dos pactos, advierte la Comisión Europea, Nike European Operations Netherlands BV y Converse Netherlands BV solo pagan impuestos en Holanda sobre un margen del beneficio limitado pasado sobre las ventas.

Bruselas, que teme que el pago del canon no refleje la realidad económica, e investigará ahora si Holanda habría otorgado al grupo estadounidense una ventaja selectiva al permitirle pagar menos impuestos que otras empresas independientes o del grupo. Por ahora, el Ejecutivo comunitario sostiene que el canon que abonan “parece ser superior al que las empresas independientes que hubieran negociado en términos de mercado habrían acordado entre ellas”.

El análisis preliminar de los técnicos comunitarios apunta que las dos empresas de Nike en Holanda cuentan con más de un millar de empleados y que están involucradas en el desarrollo, la gestión y la explotación de la propiedad intelectual. Sin embargo, los receptores del canon son entidades del grupo que no tienen empleados y no desarrollan ninguna actividad económica. La apertura de la investigación en profundidad no prejuzga el resultado y permitirá a Holanda y otros interesados presentar alegaciones. “La Comisión investigará atentamente el trato fiscal que se da a Nike con el fin de determinar si se ajusta a las reglas de la UE”, ha explicado Vestager.