Ir a contenido

Conflicto laboral

Preacuerdo en Cacaolat: los trabajadores vuelven a la actividad tras seis días de huelga

Sindicatos y empresa cierran un principio de acuerdo sobre el calendario laboral del 2019

Los puntos pactados entre el comité de huelga y la empresa generan división en la plantilla, que no consigue ratificarlos con mayoría

Gabriel Ubieto

Vista general del exterior de la nueva fábrica de Cacaolat en Santa Coloma de Gramenet.

Vista general del exterior de la nueva fábrica de Cacaolat en Santa Coloma de Gramenet. / JORDI PUJOLAR / ACN

Tras seis días de huelga, al séptimo la línea de producción de la planta de Cacaolat en Santa Coloma de Gramanet volverá a sacar de nuevo bebidas de cacao. Los sindicatos y la empresa han llegado a un preacuerdo en la mediación de este martes en el que consensúan unos puntos base para el nuevo calendario laboral de este 2019 y desbloquean así una huelga indefinida que ha durado seis días de total seguimiento, según los representantes de los trabajadores. No obstante, la votación posterior de la asamblea de trabajadores ha finalizado en empate técnico, con 20 votos a favor, 20 en contra y una abstención sobre una plantilla de cerca de 70 personas. Dicho empate mantiene la suspensión pero muestra una división en el seno de la plantilla, que desconfía de los puntos aceptados por la empresa en el preacuerdo.

A falta de un documento final que desactive definitivamente los paros, el comité de huelga tiene previsto reunirse el jueves con la empresa para delimitar con mayor precisión el nuevo calendario laboral y ensanchar así el consenso entre la plantilla. Dicho preacuerdo, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, establece que un empleado podrá, como máximo, realizar cinco turnos en fines de semana entre junio y septiembre, con los sábados y domingos de agosto siempre festivos. También contempla pluses de remuneración para aquellos voluntarios que quieran realizar turnos extras en dichas fechas. 

Estas condiciones representan un punto intermedio entre los seis turnos obligatorios que proponía la empresa y la exención que planteaban los sindicatos. Los trabajadores denunciaban que las condiciones propuestas inicialmente por Cacaolat les dificultaban la conciliación familiar.