Ir a contenido

EN EL 2019

La luz sube y el gas baja en enero

La tendencia alcista de la electricidad se mantendrá por el elevado coste de los derechos de emisión de CO2

El gas sufrirá una bajada del 4% debido a la caída del precio del petróleo en los últimos meses

Sara Ledo

Contadores de electricidad.

Contadores de electricidad.

La llegada del nuevo año seguirá dando el mismo quebradero de cabeza a los hogares españoles: la factura de la luz mantendrá la senda alcista, así lo confirma el mercado de futuros –pronostica 62 euros el megavatio hora- y también los expertos que miran hacia los derechos de emisión de CO2. Como contrapartida, el gas natural tendrá una bajada de alrededor del 4% en el primer trimestre gracias a la caída del petróleo.

Que la luz se mantenga alta es el precio que hay que pagar por usar fuentes 'contaminantes', es decir, se debe al alza del precio de los derechos de emisión de CO2 que lleva un ascenso estratosférico de los precios en el último año -se sitúan alrededor de los 20 euros, sin embargo entre los años 2013 y 2017 estaban entre los 4 y los 8 euros- y fue el principal culpable del incremento de la factura en verano. "El objetivo del Acuerdo de París es lo que marca, echar a las fósiles, y esa es la manera de hacerlo", argumenta el consultor energético, Francisco Valverde.

Los derechos de emisión de CO2 afectan directamente al precio del carbón y del gas –y por ende del agua- que son las principales fuentes de energía en España. La solución, según Valverde, sería que entraran más renovables en el sistema y, en concreto más solar. El problema es que eso no se puede hacer en un plazo tan corto como para que el año que viene no suba la luz porque implicaría la instalación de más solar para que en las épocas de verano entre solar en vez de fósiles. "Las trabas son tantas que todas los que se adjudicaron en las subastas todavía no se han instalado. Cuando aprueben el Real Decreto de Acceso y Conexión veremos vidilla en el sector renovable”, dice Valverde que asegura que esta norma permitirá mejorar los plazos para que desde que sale una subasta no pasen tres años sin que se instale un megavatio.

No obstante, el Gobierno aseguró tras las subidas del verano y sus "medidas urgentes" para aminorar la factura que buscaría una solución estructural al precio de la luz. Y Valverde señala directamente al IVA. "El país de Europa con la energía más cara es Reino Unido y tiene una de las facturas más baratas porque tienen un IVA del 5%", dice, y recuerda que la luz es un bien básico del cual el Estado es el mayor beneficiado. "Quizás esa recaudación debería ir en los Presupuestos para que no pague lo mismo el que tiene 1.000 millones en la cuenta que el que no llega a fin de mes".

Cierre de 2018: 784 euros

De momento, 2018 consigue terminar como el año que pudo conseguir la factura de la luz más cara de la historia pero que no lo hizo –la factura se quedará en 784 euros para un consumidor tipo de 4,4 kilovatios de potencia contratada y un consumo de 3.500 kilovatios al año - gracias al aminoramiento de los precios en los meses de octubre y noviembre que coincidió en el tiempo con la introducción de esas "medidas urgentes" en forma de suspensión del impuesto de generación y de la exención del céntimo verde y que contuvieron el alza que se inició en abril.

Así, el precio de la luz en el mercado mayorista de la electricidad cerrará diciembre con un precio de 62,1 euros, ligeramente superior a los 61,9 del mes de noviembre, y se revertirá en la factura por valor de 67,8 euros para ese consumidor tipo.

El gas baja un 4%

Por otra parte, el gas natural iniciará el nuevo curso con una bajada en el entorno del 4% respecto al último trimestre de 2018 debido a la caída del petróleo en los últimos meses, así, en aquellos hogares acogidos a la tarifa TUR1 (solo para agua caliente con un consumo menor o igual a 5.000 kilovatios hora) bajará un 3,7%, mientras que los que también lo utilicen para la calefacción (entre 5000 y 50.000 kilovatios hora) notarán un 4,7% la bajada.