Ir a contenido

diálogo

Un espacio para la distensión ante 500 empresarios

Foment reúne en una cena a los presidentes catalán y español, al 'vicepresident', dos ministras y tres 'consellers'

Agustí Sala

Un espacio para la distensión ante 500 empresarios

Foment del Treball los ha juntado. La patronal catalana ha logrado congregar en Barcelona a los presidentes español, Pedro Sánchez; y catalán, Quim Torra; al 'vicepresident' y 'conseller' de Economia, Pere Aragonès; en  torno a una misma mesa; y a las ministras de Economía, Nadia Calviño; y de Trabajo, Magdalena Valerio; y la 'consellera' Àngels Chacón; y los de Territori, Damià Calvet; y de Treball, Chakir El Homrani.   

Tras muchos rumores, comentarios y desmentidos, al final han coincidido los dos presidentes, con comitivas que se han mantenido en secreto casi hasta el momento de empezar el encuentro los XI Premios Carles Ferrer Salat de Foment. Se han sentado junto al presidente de Foment, Josep Sánchez Llibreel promotor del encuentro; y con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como anfitriona que ha aprovechado para relclamarles no solo diálogo "sino acuerdos".

Sobre el acto ha planeado en todo momento el espíritu del diálogo y el consenso que Sánchez Llibre defendió recientemente junto con UGT y CCOO como garante de la estabilidad política, económica y social.  Lo han ratificado las palabras pronunciadas por Torra y Sánchez ante los 500 empresarios y directivos asistentes.

El presidente del Gobierno ha destacado el diálogo o la capacidad de autocrítica como rasgos de la empresa y aplicables a la política. "Todos tenemos que aprender de nuestros errores y trabajar por la cohesión y la convivencia de nuestras sociedades", ha explicado.

Recuperación de la negociación

El jefe del Ejecutivo central, que ha reiterado en varias ocasiones la palabra diálogo y la ha esgrimido como pilar de su acción politica, ha resaltado la recuperación de la negociación entre las dos administraciones. Ha puesto como ejemplo el encuentro de la comisión mixta bilateral tras más de siete años de no reunirse. Ha anunciado también en este contexto de diálogo un próximo acuerdo "muy importante" para los autónomos

Sánchez ha reclamado dejar atrás la confrontación y ha subrayado la importancia de sociedades cohesionadas para el crecimiento sostenible. El presidente ha asegurado que España empieza a crear "empleo de calidad". Entre el año y el siguiente se crearán, ha explicado, unos 800.000 empleos y la tasa de paro bajará por debajo del 15%, un nivel que ha considerado "todavía inaceptable". 

"Hablar de todo"

Torra, que finalmente no se ha quedado a cenar pero ha escuchado el discurso de Sánchez, ha valorado la reunión previa con el presidente del Gobierno en un tono menos épico y más comedido que en otras ocasiones. Ha yado la importancia de "poder hablar de todo" y de "los grandes consensos que ha construido la sociedad catalana", que, según ha explicado, son, el sentirse "republicanos", el rechazo a la "represión" y defender que el conflicto debe resolverse a través de "un referéndum de autodeterminación".

Como en otras ocasiones, el 'president' ha recordado las previsiones "apocalípticas" que afectaron a Catalunya, que la realidad ha desmentido y ha reiterado la petición de que se retire el decreto que facilitó la fuga de sedes sociales de Catalunya. Ha criticado "el relato de inestabildiad" que se proyecta sobre el país.  

Colau, que ha destacado el rol de Barcelona como ciudad de acogida, ha reclamado a Sánchez que permita a la ciudad regular los alquileres abusivos, que es "la máxima prioridad de los ciudadanos" de la capital catalana. También ha recordado los retrasos de obras como el corredor mediterráneo.

Gobernar y "soluciones democráticas"

La alcaldesa también ha pedido a Torra una Generalitat "que gobierne", ya que hay "muchísima gente que no ha salido de la crisis". Ha admitido las grandes dificultades que afronta la administració catalana, pero ha pedido a los dos presidentes que se sienten a negociar unos presupuestos "sociales" para mejorar la vida de la gente y "soluciones democráticas no represivas" y que tengan en cuenta "las emociones y sentimientos de todos los catalanes y catalanas". Ha reprochado tanto la vía judicial contra el independentismo así como la opción por "la vía unilateral". 

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha reivindicado la importancia de Catalunya dentro de España y el rol del diálogo dentro de la ley. Sánchez Llibre, que ha definido de nuevo a Foment como "la casa grande de los empresarios", se ha vuelto a presentar como "aliado" de las instituciones para generar riqueza, redistribuirla para suprimir desigualdades; y crear empleo. "Es la hora del diálogo y del entendimiento", ha remachado, a la vez que ha pedido "estabilidad" política, económica y social y "un esfuerzo" para que se aprueben los Presupuestos catalanes y españoles.         

Entre los asistentes están José Crehueras (Planeta), Amancio López Seijas (Hotusa), Joan Gaspart (Husa), el expresidente de la CEOE, Juan Rosell; Gonzalo Gortázar (CaixaBank), Anton Gasol (Col.legi d'Economistes), Àngel Simón (Agbar), Francisco Reynés (Naturgy) -galardonado como empresario del año-; Mar Alarcón (Social Car), Juan José Brugera (Colonial), los líderes de CCOO y UGT en Catalunya, Javier Pacheco y Camil Ros; Xavier Pujol (Ficosa), Maurici Lucena (Aena), entre otros.