Ir a contenido

privatización fallida

La Generalitat asumirá la gestión de la antigua ATLL en enero

La nueva sociedad pública asume una deuda de 387 millones y recibe 37,8 millones para hacer frente a sus obligaciones más inmediatas

Agustí Sala

Vista aérea de la desalinizadora de ATLL en El Prat de Llobregat.

Vista aérea de la desalinizadora de ATLL en El Prat de Llobregat. / ATLL

La nueva ATL pública, sociedad que sustituye a la antigua Aigües Ter Llobregat (ATLL), que gestiona desde el 2013 un consorcio encabezado por Acciona, comenzará el mes que viene su actividad con una financiación inicial de 38 millones. Así lo ha decidido el Govern a través de tres acuerdos para que se produzca el traspaso sin rupturas.

Dentro de este paquete de medidas Josep Andreu Clariana pasa a ser el director de la nueva sociedad. La compañía es la suministradora de las compañías de aguas del área metropolitana de Barcelona y otras comarcas colindantes que sumna más de cuatro millones de habitantes. 

El Govern ha aprobado tres acuerdos para garantizar la financiación inicial de la nueva empresa pública, adscrita al departamento de Territori i Sostenibilitat, que a partir del 1 de enero del 2019 gestionará la red en alta del sistema Ter-Llobregat, que da servicio a más de 140 municipios barceloneses.

Todo ello se produce después de que el Tribunal Supremo invalidara la privatización de la gestión tras varios años de pugna judicial promovida por la compañía que perdió el concurso, Aigües de Barcelona (Agbar). 

El primero de estos acuerdos, según ha informado el Govern, ha servido para fijar la adscripción de los pasivos asumidos por la Generalitat en 2012, cifrados en cerca de 387 millones de euros. Se trata de una deuda que era de la ATLL pública existente hasta el 2012 y que asumió la Generalitat.

La nueva ATL asume este pasivo, que tendrá que devolver en los plazos acordados, puesto que ahora se les adscriben unos activos por prestar el servicio en alta y el servicio se financia con cargo a una tarifa.

Por otro lado, la Agencia Catalana del Agua (ACA) transferirá a la Generalitat los recursos necesarios para hacer frente a las obligaciones de naturaleza económica que se deriven de la liquidación del contrato de ATLL, dado que fue la Generalitat la que licitó la concesión de la gestión del servicio de abastecimiento de agua. Esta acuerdo está pendiente, ya que el Govern reclama 38 millones a la concesionaria mientras que esta exige unos 1.000 millones. Esta cantidad deberá devolverse en 36 meses. 

 A su vez, la ACA adelanta a ATL 37,8 millones de euros ya que nace sin ingresos. Esta dispondrá también de tres años para devolver esta suma, a medida que empiece a cobrar a sus clientes.

En esta nueva etapa, la compañía estará liderada por Josep Andreu Clariana, quien desde julio de 2018 era responsable de Servicios Territoriales de Transportes de Barcelona.

Clariana es ingeniero en Caminos, Canales y Puertos por la UPC y diplomado en Economía y Dirección de Empresa por el IESE, y a lo largo de su extensa trayectoria profesional ha trabajado tanto en el sector público como privado.

Así, ha sido director de producción y depuración del sector del agua y saneamiento en el Grupo Agbar y, en el ámbito público, ha sido director del área de inspección y control de la ACA o subdirector general de Prevención, entre otros cargos. 

Temas: ATLL