Ir a contenido

Pensiones

El Gobierno actualizará las pensiones con el promedio del IPC de los últimos doce meses

Esta fórmula será la utilizada para la paga compensatoria de este año que será de una décima

Sara Ledo

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granados, en una imagen de archivo.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granados, en una imagen de archivo. / AGUSTIN CATALAN

El Gobierno ha decidido revalorizar las pensiones según la media de la inflación de los últimos doce meses anteriores al final del año, es decir, desde diciembre del año anterior hasta noviembre del año en curso, según anunció este jueves el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, a los periodistas después de su intervención en un acto sobre autónomos organizado por ATA en la Fundación Mapfre.

La nueva fórmula se trasladará a la Ley General de la Seguridad Social, por lo que deberá ser aprobada por el Congreso de los Diputados tras un Decreto Ley a proposición de la ministra de Hacienda y tendrá carácter retroactivo. "Lo tenemos que hacer el año que viene porque este año no tenemos ni norma que lo habilite ni posibilidad de contabilizar una subida, sí tendríamos dinero para pagarla, pero no posibilidad de contabilizarla", aclaró Granado.

No obstante, este año lo que sí se hará es utilizar esta fórmula –la media del Índice de Precios al Consumo (IPC) de diciembre de 2017 a noviembre de 2018- para la paga compensatoria de los pensionistas. Curiosamente, excepto en "raras ocasiones", este promedio suele coincidir con la tasa del mes de noviembre –que este año fue del 1,7%-, por lo que solamente se tendría que compensar en una décima las pensiones respecto a la subida del 1,6% establecida en los Presupuestos del 2018.

Una medida que tendrán un incremento del gasto para la Seguridad Social de 256 millones, puesto que cada décima de desviación del IPC sobre el 1,6% tiene un coste de 128 millones de euros en compensación a los pensionistas y otros 128 para consolidar dicha nómina en la desviación.

La decisión del Gobierno ha llegado después de un tiempo dando vueltas sobre qué dato utilizar para calcular esa compensación para los pensionistas: primero se inclinó por hacerlo en base al IPC de diciembre con la esperanza de que este bajase hasta el 1,6% y se igualase a la subida del 1,6% de las pensiones; después, con el dato de noviembre en la mano (1,7%) la balanza se fue moviendo hacia el mes once –el que se utilizaba antes de la reforma del Partido Popular en el 2013- pero finalmente, se ha optado por hacerlo con el IPC medio de todo el año.

Debate sobre IPC

Con este cambio en la Ley, a falta de que se materialice, el Gobierno atiende las recomendaciones del Pacto de Toledo, el órgano encargado de velar por la sostenibilidad del sistema de pensiones, que abogó por una subida de las pensiones en torno al IPC real como fórmula para garantizar en el futuro del poder adquisitivo de las pensiones. No obstante, este anuncio llega unos días después de que el Banco de España advirtiese al Gobierno sobre el impacto que podría tener subir la pensión con el IPC pues según el organismo que preside Pablo Hernández de Cos serán necesarias medidas adicionales que aumenten los ingresos o reduzcan los gastos del sistema de la Seguridad Social para compensar la subida de las pensiones de acuerdo con el IPC.

Sea como fuere, esta decisión da portazo a la reforma del 2013 que supuso que las revalorizaciones anuales de las pensiones subiesen un 0,25% hasta el año 2017 y, en consecuencia, llevasen a los pensionistas a una caída en picado de su poder adquisitivo. Los Presupuestos de este año rompieron esa regla y aplicaron un aumento del 1,6% para todas las pensiones, ampliable al 2019 si no hubiese acuerdo del Pacto de Toledo. Antes de eso, el índice de referencia era el IPC de noviembre, y a partir de ahora lo será la inflación de los últimos doce meses del año.