Ir a contenido

PRESUPUESTOS GENERALES

Los independentistas apoyan el déficit del Gobierno "por mandato del Govern"

"Aquí tienen nuestro gesto, ahora la pelota está en su tejado" dice el portavoz de ERC al Gobierno central

El 'bloque de la moción de censura' suma sus votos para aprobar la senda de estabilidad del Gobierno

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. / JOSÉ LUIS ROCA

La senda de objetivos de déficit del Gobierno para el periodo del 2019 al 2021 ha sido aprobada este jueves en el Congreso de los Diputados con los votos del llamado “bloque de la moción de censura” que auparon a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno en junio pasado. Los grupos de Unidos Podemos, PDCat, ERC, y Compromís -que en julio optaron por la abstención en la votación de la misma senda de objetivos- han sumado ahora sus votos a los del PSOE y el PNV para sacar adelante la propuesta de elevar del 1,3% al 1,8% del PIB el objetivo de déficit para el 2019 y dotar a las administraciones públicas de un margen adicional de gasto de 6.000 millones.

En concreto, la inciativa del Gobierno ha contado con 176 votos a favor frente a los 168 votos en contra de PP, Cs, Eh-Bildu, Foro Asturias y Coalición Canaria. Sin embargo, este acuerdo se convertirá en papel mojado el próximo 27 de diciembre cuando, previsiblemente, el veto del PP se impondrá en la tramitación en el Senado de los objetivos de déficit. 

Así, el valor de la votación de hoy en el Congreso reside en el gesto político del apoyo independentista a la iniciativa del Gobierno y en la recuperación, siquiera por un día, del ‘bloque de la moción de censura’ trás la votación fallida de los objetivos de déficit en julio pasado.  Y todo ello el mismo día del encuentro previsto entre Pedro Sánchez y Quim Torra en Barcelona.  

"El Govern nos pide este gesto y lo hacemos con convicción, para lanzar un mensaje de buena voluntad, para no romper los escasos puentes que nos quedan ni el el hilo muy fino de diálogo que aún existe", dijo el diputado de ERC Joan Margall durante el debate previo a la votación. "Somos conscientes de que este gesto va a tener costes para nosotros pero lo hacemos convencidos de que aún estamos a tiempo", admitió el diputado republicano, "Aquí tienen nuestro gesto, señores del PSOE. Ahora la pelota está en su tejado", retó Margall.

Más margen de gasto

En la misma línea, el diputado del PDCat Ferrán Bel, explicó el voto a favor de la senda de déficit "de acuerdo al criterio del Govern" para "disponer de dos décimas más" de objetivo de déficit para el 2019 en la comunidad autónona, lo que implicaría 470 millones más de margen de gasto para el año próximo. "Somos conscientes de lo que hacemos", dijo Ferrán en la tribuna del Congreso.

"Le volvemos a tender la mano", dijo Bel a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. "Pero que nadie se equivoque, esto no es la antesala de un sí a los Presupuestos", advirtió el diputado. "La antesala es una propuesta de una solución política para Catalunya, y esta propuesta no es solo la de un nuevo Estatut". 

"No se dan las condiciones políticas para la aprobación de los Presupuestos", remachó después en declaraciones a los periodistas el diputado del PDCat Carles Campuzano antes de abogar por la necesidad de "volver al espíritu de la moción de censura" que permitió sumar los votos de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDCat, PNV y Compromís para derrocar a Mariano Rajoy.

El Gobierno prevé presentar el proyecto de Presupuestos en el Congreso de los Diputados la última semana de enero o la primera de febrero, según precisó el miércoles la ministra de Hacienda en RTVE.

El 'bloque de la moción de censura'

En realidad, la votación en el Congreso de los Diputados constituye tan solo un gesto, de gan utilidad política para el Gobierno de Pedro Sánchez, pero inútil desde el punto de vista práctico, pues previsiblemente el próximo 27 de abril el veto del PP en el Senado tumbará la iniciativa que pretende elevar del 1,3% al 1,8% del PIB el objetivo de déficit del 2019 y aumentar en 6.000 millones el margen de gasto de Estado, autonomías y Seguridad Social.

En concreto, las comunidades ganarían 2.500 millones de mayor margen de gasto. "Necesitamos reforzar hoy más que nunca el discurso de las comunidades autónomas", dijo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su turno de defensa de la iniciativa del Gobierno. Frente a este propósito político, la ministra situó el discurso de PP, Cs y Vox a favor de devolver competencias al Estado e incluso hacer desaparecer el estado de las autonomías (en el caso de Vox).  

Unidos Podemos, con la nariz tapada

En nombre del grupo de Unidos Podemos intervino el diputado Alberto Montero, de Izquierda Unida, con un tono muy agresivo hacia el Gobierno que ha sido aplaudido por Pablo Iglesias desde el escaño.

"Vamos a votar afirmativamente, con la nariz tapada, a la espera de que cumplan sus compromisos", dijo Montero. El diputado morado explicó que la diferencia entre la abstención de su grupo en julio y el apoyo actual media el acuerdo presupuestario alcanzado por el Gobierno. "Ese acuerdo está para cumplirlo en todos sus términos. No mediante reales decretos edulcorados", advirtió en alusión a la decisión del Gobierno de no aplicar topes al precio de los alquileres en determinadas zonas urbanas, según lo acordado con Unidos Podemos. "Si es eso lo que traen aquí, se lo van a llevar de vuelta", dijo Montero con carácter general.

Elevando aún más el tono, Montero acuso al Gobierno y a la ministra de Economía, Nadia Calviño, de "servilismo" ante a Comisión Europea por no haber logrado un mayor margen de déficit, por encima del 1,8% del PIB, para el año próximo en esa "negociación penosa" con Bruselas. "Han dejado el campo abierto al fasciscmo para que sean ellos los que impugnen las reglas de austeridad que nos están haciendo tanto daño", dijo el diputado morado, que reprochó al presidente del Gobierno no haber usado su avión Falcon para viajar a Bruselas a impulsar "un frente progresista frenta a las políticas austericidas" de la Unión Europea.

Enfado canario

La sospecha de que el Gobierno de Sánchez tendrá que 'pagar' el favor político a los independentistas provocó la ira de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas. Con un evidente enfado, la diputada reprochó al Gobierno de Sánchez haber comunicado al Ejecutivo canario la decisión de última hora de paralizar inversiones y convenios por más de 600 millones. "Los canarios van a pagar muy caro la foto" de Sánchez con Torra, dijo la diputada Oramas, quien acusó al Gobierno de no tener "escrúpulos"

En el bloque del 'no' a los objetivos de déficit del Gobierno también se situaron PPCiudadanosForo Asturias Bildu.

El diputado del PP Victor Píriz Maya acusó a la ministra de llevar a la Cámara "un acuerdo tramposo" de objetivos de déficit. "Nos vuelven a traer unos objetivos de deuda y déficit que son malos. No es dinero adicional, es deuda adicional", afirmó el diputado. "Repetir los errores del pasado buscando un puñado de votos es una temeridad", añadió. "No vamos a permitir que arrastren al país de nuevo: no, con nuestro voto"

Toni Roldán, de Ciudadanos, opinó que los objetivos de déficit que plantea el Gobierno "ponen en riesgo la economía española" por la elevación de la deuda y porque conllevan "una subida de hasta siete impuestos" que acabará afectando a las clases medias y trabajadoras, como es el caso el aumento de la tributación del diésel.