30 oct 2020

Ir a contenido

Cuentas públicas

Patronales y sindicatos le 'aprueban' los presupuestos al Govern

El anteproyecto presentado por el 'vicepresident' Pere Aragonès prevé un incremento total del 6,8% y del 7,7% en las partidas sociales

La propuesta ha sido calificado de "expansiva", "equilibrada" y "social", entre otros, por los diferentes líderes sociales

Gabriel Ubieto

El ’vicepresident’ Pere Aragones explica a patronales y sindicatos el nuevo proyecto de presupuestos.

El ’vicepresident’ Pere Aragones explica a patronales y sindicatos el nuevo proyecto de presupuestos. / Álvaro Monge (El Periódico)

A falta de que el proyecto consiga los avales suficientes para pasar el trámite -o más bien ‘via crucis’- parlamentario, los agentes sociales le han dado el visto bueno a los presupuestos del Govern de la Generalitat. Patronales y sindicatos se han mostrado satisfechos con las partidas de gasto público que el ‘vicepresident’ de la Generalitat y ‘conseller’ de Economia, Pere Aragonès, les ha presentado este lunes por la tarde. Según los datos facilitados por Economia a los diferentes actores convocados, el gasto total aumentará el 6,8%, es decir, 1.660,2 millones de euros más hasta un total de 26.102,2 millones. En concreto, en partidas sociales el incremento será superior, del 7,7%.

La inversión para recuperar la plantilla y recursos en el sector público deja cifras como una previsión de 4.692 docentes más, 200 nuevos sanitarios en los centros de atención primaria públicos, 750 nuevas plazas para Mossos d'Esquadra y 250 para bomberos. También recoge el reciente acuerdo con los funcionarios para retornarles las pagas extras retiradas en el 2013 y 2014, conincidiendo este lunes con la firma oficial del acuerdo entre el 'conseller' Puigneró y CCOO y UGT. En relación al objetivo de déficit, la Generalitat prevé dejar la cifra al 0% en el 2020. 

Lo que Aragonès no ha compartido con ellos son las cifras de previsión de ingresos, pendientes todavía de elaboración, y que en las conversaciones preliminares ha generado varios puntos de disenso.

Las patronales y los sindicatos se muestran satisfechos

El presidente de Foment del Treball, Josep Sànchez Llibre, ha calificado los presupuestos de “expansivos” y “equilibrados” y ha reiterado la importancia de los mismos para la “normalidad” y “estabilidad” de la economía catalana. Su homólogo de la pequeña y mediana empresa, el presidente de Pimec, Josep Gonzàlez, ha valorado la reinversión en el sector público que sitúa el gasto público en el mismo nivel que el del 2010.

Los sindicatos, si bien se han mostrado satisfechos, han matizado su postura al considerar que regresar a los volúmenes de gasto del 2010 significa ocho años de pérdida de poder adquisitivo, teniendo en cuenta la inflación mediante. “[Los incrementos] no son suficientes para solucionar los problemas reales de la gente, teniendo en cuenta todo lo vivido durante la crisis. Necesitamos un impulso más expansivo”, ha considerado el secretario general de CCOO en Catalunya, Javier Pacheco.

Por su parte, el secretario general de UGT en Catalunya, Camil Ros, ha aprovechado la ocasión para invitar a los partidos que forman el Govern para que den apoyo a los presupuestos de Pedro Sánchez, ya que tener presupuestos en ambos ámbitos ayudaría a la estabilidad “económica” y “política” del país.

En otro de los aspectos que han coincidido patronales y sindicatos ha sido en la falta de concreción presupuestaria con la que estará dotado el Pacto Nacional por la Industria. Esta plataforma se diseñó hace 25 años para promover el tejido industrial catalán y en los últimos años tanto patronales y sindicatos achacan al Govern falta de financiación.

Donde ha habido posturas claramente encontradas, por más que únicamente se ha debatido de manera informal en la reunión con Aragonès, ha sido en materia fiscal. Las patronales se muestran contrarias a subir impuestos como el IRPF a las rentas altas o el impuestos de sociedades y los sindicatos lo consideran clave para ampliar más las cifras de gasto social. Según han trasladado estos últimos, el Govern coincide más con los postulados de los primeros que con los suyos.