Ir a contenido

Encuentro bancario

El Banco de España no ve riesgos de una nueva burbuja inmobiliaria

El Gobernador del BE reconoce que la reputación bancaria se ha visto "muy erosionada" durante la crisis

Hernández de Cos advierte sobre la necesidad de activar la venta de activos improductivos y mejorar la rentabilidad

Sara Ledo

Detalle de la fachada del Banco de España en la Plaza de Cibeles, en Madrid. 

Detalle de la fachada del Banco de España en la Plaza de Cibeles, en Madrid.  / AGUSTIN CATALAN

El Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, no ve señales de que pueda existir una nueva burbuja inmobiliaria en España al comparar la situación actual con la previa a la crisis, pues ni el crecimiento del crédito actual es similar al de los años que precedieron al estancamiento, ni el peso de la construcción se sitúa en los niveles de entonces.

"Hoy estamos alejados de un proceso excesivo de crédito, las empresas no financieras han reducido su deuda en 40 puntos porcentuales y las familias en 20 puntos porcentuales por lo que no hay ningún tipo de indicio y la construcción sigue en valores del 5%. Donde se está produciendo ese primer indicio de que el sector inmobiliario se recupera es en el caso de los precios aunque en cualquier caso todavía no está por encima de los máximos alcanzados antes la crisis", se justificó Hernádez de Cos.

Así lo precisó Hernández de Cos durante su intervención en el 14º Encuentro del Sector Bancario, organizado por el IESE y patrocinado por EY, momento que aprovechó para enviar un mensaje "de tranquilidad" respecto a una posible burbuja, aunque, añadió, "es muy importante generar estabilidad financiera y por eso el Banco de España lo sigue con atención, ligado a la nuevas herramientas macroprudenciales".

El gobernador del Banco de España sí reconoció que la reputación bancaria se ha visto "muy erosionada" durante la crisis debido al aumento de los gastos de gestión y las "inadecuadas prácticas respecto a clientes", por lo que ha situado la necesidad de "reforzar" esta reputación bancaria como uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector además de la necesidad de la banca de acelerar la venta de activos improductivos, de incrementar su rentabilidad, de reforzar el nuevo marco regulatorio y de avanzar en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías.

Sobre la venta de activos improductivos, la actual cabeza visible del Banco de España reconoció que a pesar del "evidente saneamiento" en los últimos años, los activos dudosos se mantienen en niveles por encima de los observados antes de la crisis y señaló que en el año 2020 su ratio se situará todavía en el 4%. Por ello, Hernández de Cos emplazó a las entidades a reforzar sus políticas, primero, para acelerar el proceso de saneamiento de los balances y mejorar así la solvencia de las entidades, segundo, porque mayores activos dudosos permite una menor concesión de crédito y porque la corrección de niveles de morosidad en la Eurozona "debería allanar el camino para un fondo de garantía de depósitos europeo".

Por otra parte, durante su intervención, Hernández de Cos advirtió sobre la "indebida" relajación de los criterios en la condición de crédito al consumo con tasas de expansión crediticia que situó entre el 15% y el 20% y la morosidad asociada a esta actividad que "ha comenzado a elevarse sustancialmente", ha dicho. Además, alertó sobre la "significativa" reducción del número de oficinas y negocios en España que supera en el primer caso el 40% y en el segundo el 30%, respecto a los niveles de 2008. 

Por último, el gobernador del BE recordó el dilema al que se enfrentan los bancos más pequeños al adaptarse a la regulación europea y señaló que "conviene anticipar el impacto de las misma pues si bien los bancos españoles han adaptado el cambio regulatorio, aun quedan adaptaciones" y aconsejó a las entidades reforzar su capital en la medida en la que se lo permitan los Beneficios. Además, recordó la oportunidad que suponen las nuevas tecnologías, más allá de la competencia.