Ir a contenido

un problema social

Los impagos del alquiler causaron el 65% de los desahucios en el último trimestre

Catalunya encabeza los lanzamientos relacionados con la LAU y por ejecuciones hipotecarias

Las viviendas incorporadas al parque de renta de Barcelona caen a mínimos desde el 2007

Max Jiménez Botías

Momento de felicidad en la calle del Hospital, 40 tras haber logrado frenar un desahucio.

Momento de felicidad en la calle del Hospital, 40 tras haber logrado frenar un desahucio. / Albert Bertran

Los expertos insisten en que no puede hablarse de burbuja en el mercado del alquiler en España, pero lo cierto es que los datos de ese mercado que se conocen mes tras mes apuntan a un claro sobrecalentamiento, particularmente en las ciudades con más demanda. Las cifras de desahucios que recoge el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abundan en esa dinámica. Los lanzamientos derivados de impagos de alquiler siguen creciendo, mientras que disminuyen los relacionados con las ejecuciones hipotecarias (por impago de un crédito para vivienda). Entre julio y septiembre de este año, aumentaron por quinto trimestre consecutivo, en un 7,9%. Por el contrario, los lanzamientos por ejecución hipotecaria bajaron por décimotercer trimestre consecutivo y, en este trimestre, lo hicieron en un 16,2%.

El número de desahucios practicados en el tercer trimestre del 2018 se situó en 11.547, lo que representó un descenso del 0,3% respecto al mismo periodo del 2017, según el estudio los 'Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales', que ha publicado este lunes la sección de estadística del CGPJ.

Del total de lanzamientos, 7.518 fueron consecuencia de los procedimientos derivados de la ley de arrendamientos urbanos (LAU). Esta cantidad representa el 65,1% del total, mientras que otros 3.404 (29,5%) se derivaron de ejecuciones hipotecarias. Los 625 lanzamientos restantes obedecieron a otras causas. En realidad, los datos recogidos apuntan claramente a un cierre de ejercicio con el mayor volumen de desahucios relacionados con el alquiler de los últimos años. Sumando los tres trimestres contabilizados hasta el momento, el número de lanzamientos alcanzó los 27.728 hasta septiembre. Si en el último trimestre de este año, se produjeran los algo más de 9.000 expulsiones registradas en el último trimestre del año anterior, el resultado final sería una  cercana a las 37.000, solo superada en el 2013, en plena crisis.

La presión de la demanda

Por comunidades, se mantiene a la cabeza las zonas geográficas con un demanda mayor. Catalunya, con 2.531 desahucios, el 21,9% del total español, fue, con diferencia, la comunidad en la que se practicaron más lanzamientos en el tercer trimestre del 2018, seguida por Andalucía (1.894), Comunidad Valenciana (1.575) y Madrid (1.238). Atendiendo solo a los lanzamientos consecuencia de procedimientos derivados de la LAU, en primer lugar aparece también Catalunya, con 1.738 procesos (23,1% del total nacional); seguida por Andalucía (1.034), Comunidad Valenciana (1.575) y Madrid (1.238). Catalunya, por otra parte, también encabeza los desahucios derivados de las ejecuciones hipotecarias con 1.639; seguida por Andalucía, con 1.114; Comunidad Valenciana, con 1.108; y Murcia, con 370.

Los datos subrayan la tendencia del mercado, en el que aumentan más rápidamente las operaciones de arrendamiento que las de compra de vivienda, donde el endurecimiento de las condiciones de financiación dificulta el acceso a la compraventa y deriva hacia el mercado de alquiler a quienes no pueden acceder a la propiedad. Esta tendencia provoca un encarecimiento de los precios y una reducción del parque en las zonas más demandadas. 

En este entorno se explica que el parque de vivienda de alquiler en Barcelona durante los tres primeros trimestres del 2018 resulte el más bajo desde el 2007, primer año de la crisis inmobiliaria y en el que la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona dispone de datos del mercado, según ha dado a conocer el organismo este lunes. Desde principios del 2018 hasta hoy solo se han incorporado 2.068 viviendas a ese parque, un dato que se obtiene de la diferencia entre firmados y cancelados.

Las cifras se explican por el incremento del precio de compraventa de las viviendas en la ciudad, lo que hace más atractivo (desde el punto de vista de la oferta) vender un piso que ponerlo en alquiler. La estabilización de los precios del alquiler y las expectativas de control y regulación del mercado de Barcelona también son factores que explican, según señala Òscar Gorgues, gerente de la Cambra, la poca incorporación de nuevas viviendas en el parque de alquiler. El número de nuevas viviendas incorporadas al parque es menos de la mitad de las 5.992 que se sumaron al estoc total en el año 2007 y una tercera parte de las 6.327 casas que se añadieron al parque en el 2016.

El precio sube el 5%

El organismo destaca que los 13.272 nuevos contratos de alquiler registrados en Barcelona por el Incasòl durante el tercer trimestre del 2018 reflejan un precio medio del alquiler de 948,86 euros, lo que supone una variación interanual del 5,03%. No obstante, en cuanto al precio medio por metro cuadrado, el alquiler se mantiene estable en 13,61 euros y no experimenta variación interanual.

Esta tendencia se explica por el hecho de que la superficie media de las viviendas alquiladas ha sido superior a la del mismo período del año pasado. De la implantación del mercado de alquiler por distritos durante el tercer trimestre de 2018 destaca que el alquiler medio más elevado es el de Sarrià-Sant Gervasi y el más económico Nou Barris. Los barrios que experimentan un crecimiento más significativo son Ciutat Vella (8,53%) y Nou Barris (7,94%) y el más estable Sant Martí (1,97%).