Ir a contenido

remuneración

Naturgy crea una sociedad para el bonus de sus 26 directivos 'top'

La compañía cambia el sistema retributivo y lo liga a la rentabilidad de las acciones

Agustí Sala

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynes, en una rueda de prensa.

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynes, en una rueda de prensa. / Maximo Garcia de la Paz

Naturgy, antigua Gas Natural Fenosa, ha puesto en marcha su nuevo plan de incentivos a largo plazo para directivos. Se trata de un sistema pionero que busca un mayor compromiso del equipo de alta dirección, al vincular esta prima, que se recibirá en un solo pago al final del plan estratégico, que vence en el 2022, a la rentabilidad de los accionistas.

La compañía ha invertido 200 millones en acciones propias, que coloca en una sociedad específicamente destinada a gestionar estos recursos para retribuir con un bonus al presidente ejecutivo, Francisco Reynés, y otros 25 altos ejecutivos.

Al final de los cinco años del plan estratégico, estos títulos se venderán para devolver el dinero a Naturgy y el excedente generado, tanto por la revalorización de las acciones como por el reparto de dividendos, se distribuirá entre este grupo de directivos en forma de acciones.

Con esta fórmula, la compañía evita el impacto de esta remuneración extra en sus cuentas, al menos por lo que repecta a los directivos de mayor nivel.

El nuevo esquema de remuneración, bautizado como ILP, sustituye al anterior plan, conocido como PREMP, y engloba a otros 124 directivos, que percibirán su bonus en efectivo, pero no a través de la nueva sociedad.

Una de las principales novedades del plan es que está directamente ligado al valor total generado para el accionista durante el período establecido, de manera que tiene en cuenta la evolución de la cotización y el pago de dividendos.

En este aspecto, el nuevo sistema es sustancialmente diferente al anterior, que consideraba una cesta de varios objetivos, en su mayoría de carácter operativo, lo que hacía que se solapara en cierta manera con la retribución variable anual.

Con el PREMP, el incentivo plurianual se liquidaba cada año en efectivo y contra la cuenta de resultados.