Reestructuración financiera

Los sindicatos no aceptarán salidas forzosas ni movilidad geográfica en CaixaBank

Las representantes de los trabajadores desconocen oficialmente los planes de cierre de sucursales anunciados por CaixaBank

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona.

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona. / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Se lee en minutos

Max Jiménez Botías

Los sindicatos con representación en CaixaBank desconocen los planes presentados por la entidad financiera el martes en Londres para cerrar 821 oficinas en los próximos tres años. "Nos ha cogido por sorpresa cómo se ha hecho el anuncio", han comentado este miércoles fuentes sindicales. Pero tienen claro dos cosas antes incluso de conocer cuando se sentarán con el banco a negociar: no aceptarán nada que no sean bajas voluntarias y se negarán a aceptar la movilidad geográfica, una práctica que ha resultado frecuente en los últimos años, como consecuencia del proceso de integración bancaria. "Se ha demostrado que no ha sido una buena solución", ha comentado Ricard Ruiz, secretario de la sección sindical de CCOO en CaixaBank. 

Presidente y consejero delegado, de la entidad financiera de origen catalán,  Jordi Gual Gonzalo Gortázar, anunciaron el martes en la capital británica que el proceso de digitalización del banco, implica una reestructuración de la red, particularmente de las oficinas urbanas. El banco se propone cerrar más de 800 oficinas tradicionales, pero también elevar de 285 a 600 el nuevo modelo de oficinas 'store', que son más grandes (12 empleados), más tecnificadas y especializadas y permiten el contacto directo con el cliente. También prevé mantener la red de Agrobak (oficinas en poblaciones de menos de 10.000 habitantes), pero flexibilizar su plantilla, lo que previsiblemente implicará también salidas. Se desconoce, por el momento, la cifra de personas que podrán abandonar la entidad, cuya plantilla es de 32.700 empleados, pero estará por debajo del 18%, que es el porcentaje de salidas que se ha producido en el periodo 2011-2018, tras la integración de varias entidades en CaixaBank, consecuencia de la reestructuración bancaria en España.

Poca sorpresa

Los sindicatos no se muestran sorprendidos por el número de oficinas que cerrarán en los próximos años. "Todo lo que esté por debajo de 1.000 entra en lo previsible", ha comentado Ruíz. Al fin y al cabo, recuerdan, la red de sucursales de CaixaBank --4.461 oficinas-- es tan grande como las de Santander y BBVA juntas, que ya ha realizado un esfuerzo de cierre de sucursales mayor que el de la firma presidida por Jordi Gual. 

Noticias relacionadas

Ante esta situación, los representantes de los trabajadores esperan que la entidad les comunique oficialmente ("Nos hemos enterado por la prensa", dicen los principales sindicatos representados) la próxima semana sus intenciones y den comienzo las negociaciones. En todo caso, será con nuevos representantes sindicales, ya que durante este miércoles, los 32.000 trabajadores votan a sus nuevos representantes. Ahora, los sindicatos más representados son el SECB (Sindicatos de Empleados de CaixaBank)CCOO UGT

Al margen de cómo quede la representación, el planteamiento de partida es que el 100% de las salidas sean voluntarias, previsiblemente por medio de expediente de regulación de empleo (ERE), y que se evite la movilidad geográfica, una fórmula implantada en los procesos de salidas de estos años pasados.