Ir a contenido

El Gobierno quiere obligar a todos los empleados a fichar al entrar y salir del trabajo

Los sindicatos CCOO y UGT secundan la propuesta que consideran evitará el fraude de las horas extras

Sara Ledo

Una empleada ficha a la entrada de su trabajo.

Una empleada ficha a la entrada de su trabajo. / ELISENDA PONS

El Gobierno propone que todos los trabajadores sin distinción entre empresas –sea pequeña, mediana o grande- estén obligados a registrar su entrada y su salida, según recoge el borrador de la reforma laboral que el Ejecutivo ha enviado a los sindicatos y a la patronal. El documento establece que el artículo 4 del Estatuto de los Trabajadores deberá reconocer como derecho laboral básico de cada empleado "conocer la duración y la distribución de su jornada ordinaria de trabajo, así como su horario de trabajo".

Este planteamiento del Gobierno no es nuevo, el presidente Sánchez ya anunció sobre sus intenciones hace unas semanas durante la celebración del 31 aniversario de Expansión y también lo incluyó en el acuerdo de presupuestos que firmó con Podemos.

No obstante, parece que esta vez la propuesta "va en serio" y toma forma puesto que el Ejecutivo ha decidido incluirla en el borrador de la reforma del Estatuto de los Trabajadores que ha enviado a los principales actores implicados –sindicatos y patronal-, tal y como adelanta Cinco Días y han confirmado a EL PERIÓDICO fuentes sindicales.

En el texto se plantea la modificación de los artículos 4, 12 y 35 del Estatuto de los Trabajadores que hacen referencia al control propia jornada ordinaria, así como al contrato a tiempo parcial y al contrato de las horas extraordinarias, según explican estas fuentes, así como al artículo 34 cuya redacción deberá incluir que "será obligación de la empresa registrar la jornada de cada trabajador. Este registro de jornada será diario y deberá incluir el horario concreto de entrada y salida". 

Además, se establece la modificación de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social para que, al ser una obligación, si las empresas lo incumplen se establezca una sanción.

Buena acogida por los sindicatos

La noticia ha sido bien acogida por los líderes de los sindicatos CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, que han aplaudido la propuesta tras su intervención en  el acto del 25 Aniversario de la puesta en marcha de las iniciativas de formación para el empleo en España, organizado por Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) en Madrid.  

"Una buena parte del fraude se perpetra por la falta de control horario por lo que creo que es algo importante que nos va a ayudar para que cuando la inspección de trabajo se presente en un centro sepa si el trabajador o la trabajadora está dentro del horario que toca, si su contrato es de jornada completa o no y si son horas extraordinarias o no", precisó Pepe Álvarez.

No así por parte de la patronal CEOE que, según fuentes sindicales de la negociación, se ha posicionado en contra en la mesa. No obstante, el próximo día 5 de diciembre será la nueva reunión de la mesa de diálogo social en la que volverán sobre el asunto. 

Sobre la posibilidad de que el argumento de las empresas fuera un gasto adicional, Álvarez calificó la escusa como "de mal pagador" y aseguró que todas las empresas tienen un sistema informático. "Este es uno de los elementos que permite una mayor impunidad debido a los abusos que se producen en la contratación de una persona al hacerla trabajar ocho horas y también relacionados con las horas extras, es importante que los empresarios conozcan que se ha terminado la barra libre", agregó.

Polémica medida

Esta decisión no es nueva, ya en el año 2017 el Congreso de los Diputados aprobó una proposición de ley para obligar a las empresas a llevar un registro diario de la jornada laboral de sus trabajadores para evitar el abuso de las horas extras no pagadas a propuesta del PSOE, que contó entonces con el apoyo de Podemos, PNV y UPN y la abstención de Ciudadanos y PP. Si bien no fue a más y se mantiene en 'fase de enmiendas'.

Y en tres ocasiones la Audiencia Nacional se manifestó a este respecto –por el 'caso Bankia' en el 2015, el 'caso Abanca' y el 'caso Sabadell' en el año 2016- resolviendo en la obligación de registro de la jornada, aunque no se realizaran horas extraordinarias en la compañía. No obstante, el Supremo dictó recursos en los que eximía a las empresas de esta obligatoriedad (Bankia y Abanca). Ahora el Gobierno se muestra disponible a resolver el dilema. 

Temas: Empleo