Ir a contenido

JUICIO EN LA AUDIENCIA DE BARCELONA

El fiscal rebaja de cuatro a tres años la petición de prisión para Serra por los sobresueldos en CX

La acusación pública también disminuye su solicitud de pena para el resto de los 40 consejeros acusados

J. G. Albalat

Narcis Serra, entrando en la Audiencia de Barcelona.

Narcis Serra, entrando en la Audiencia de Barcelona. / EFE / Enric Fontcuberta

El fiscal Fernando Maldonado ha rebajado este viernes de cuatro a tres los años de prisión que solicita para el expresidente de CatalunyaCaixa Narcís Serra y contra el exdirector general de la entidad Adolf Todó, por dos presuntos delitos de administración desleal en concurso con otro de apropiación indebida por los sobresueldos aprobados para dos altos cargos, entre ellos el mismo Todó, cuando la entidad financiera ya había recibido una importante inyección de fondos públicos por parte del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). El otro exejecutivo que se benefició del incremento fue el que fuera consejero delegado Jaume Massana.

La acusación pública también ha disminuido la petición de pena para el resto de 39 acusados, distinguiendo entre los que aprobaron dos subidas de las retribuciones en pocos meses para los dos exaltos cargos y los que sólo participaron en una, oscilando entre los dos años y tres meses y los seis meses de prisión. El fiscal también ha disminuido la indemnización conjunta de 746.000 euros para uno y 37.000 para otros. La defensa reclama la absolución.

El primero de los acuerdos  bajo sospecha se aprobó el 19 de enero del 2010 y consistía en aumentar el salario fijo y el variable anual de Todó del 35% al 50% y el de Massana del 35 al 45%. Por este apartado están acusados 17 directivos, entre ellos Serra y Todó. El 13 de octubre de ese mismo año, el consejo de administración aprobó otra subida de las retribuciones de los miembros del comité de dirección para el 2011. Todó pasó a cobrar de 800.481 euros a 812.501 y Massana de 598.428 a 610.201 euros. FROB inyectó en la caja de ahorros, antes de fusionarse con otras entidades, en julio del 2010 1.250 millones de euros y en el 2011, 1.718 millones.   

PELIGROSOS NUBARRONES

En su informe final, el fiscal detallado lo que, a su entender, eran “nubarrones” que sobrevolaban CatalunyaCaixa, entidad que padecía “extraordinarios desequilibrios” financieros  con pérdidas de activos. Ha calificado de “crítica” y “peligrosa” su situación, a la vez que ha sostenido que esta caja “no era viable” sin la ayuda del FROB. “No podía caminar sola”, ha espetado. En ese contexto de crisis, se aprobaron las subidas de las retribuciones de Todó y Massana, que según han declarado algunos exmiembros de consejo de comunicación era la mediana del sector bancario.

La acusación pública ha asegurado que se puede comparar una caja, que no tiene ánimo de lucro, con un banco y, por lo tanto, se ocasionó una “grave lesión” a los intereses de la institución. “Comparar las retribuciones de una caja con la de un banco es inapropiado”, ha precisado. “Debería haberse moderado los salarios al igual que pasaba con los trabajadores”, ha dicho, para recalcar después que el incremento del suelo era inadecuada.

El fiscal ha aprovechado su intervención para hacer una dura crítica a los consejeros que mandaban en CatalunyaCaixa y que, según han confesado durante el juicio, no entendían de cuestiones financiera y ni siquiera se leían los informes o lo balances de la entidad. Uno de los altos cargos llegó a decir que iban “un rato” a los consejos. Por dieta de asistencia, estos consejeros cobraban 1.625 euros. “Lo mínimo que se les puede pedir es que leean los informes ¿Cómo puede decir un consejero que no se lee los informes y que se fía de lo que dice el director general?”, ha afirmado Maldonado, que ha recordado que la aceptación del cargo es voluntario y no obligatorio. "Manejaron los fondos sin ningún tipo de control", ha subrayado el fiscal, que ha concluido diciéndo: "La caja era un gigante de barro y los administradores no fueron ni ordenados empresarios, ni representantes leales". Maldonado ha dejado en manos del tribunal ordenar que se investigue a Jaume Massana por presunto falso testimonio.