Ir a contenido

Bruselas alerta del riesgo de incumplimiento del presupuesto español

La Comisión Europea suspende las cuentas de Pedro Sánchez y pide medidas para corregirlas

Silvia Martinez

El comisario de asuntos económicos y financieros, fiscalidad y aduanas de la Comisión Europea, Pierre Moscovici, durante una conferencia en Sofía (Bulgaria).

El comisario de asuntos económicos y financieros, fiscalidad y aduanas de la Comisión Europea, Pierre Moscovici, durante una conferencia en Sofía (Bulgaria). / HANDOUT (REUTERS)

La Comisión Europea lanzó el aviso hace dos semanas y este miércoles ha llegado el rotundo veredicto. Las cuentas remitidas por el Gobierno de Pedro Sánchez, tras su pacto con Podemos, no convencen en Bruselas. En primer lugar, porque no tienen claro que vayan a salir adelante, en segundo, porque consideran que España ingresará menos y gastará más de lo que augura el plan presupuestario y en tercero porque se aleja de los objetivos de déficit y deuda. Por todo ello, el dictamen de opinión alerta del "el riesgo de incumplir las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento". Junto a España también suspenden el examen Francia, Bélgica, Eslovenia y Portugal.

En sus recientes previsiones económicas de otoño, los técnicos comunitarios concluyeron que el crecimiento seguirá siendo robusto en los próximos tres años –del 2,6% este 2018, 2,2% en 2019 y 2% en 2020- y que estará por encima de la media de la Eurozona pero también advirtieron que la reducción del déficit se ha ralentizado hasta el punto de que se situará este año en el 2,7% (frente al 2,2% prometido) y en el 2,1% en 2019 (frente al 1,3% prometido). El déficit público de España caerá, por tanto, por debajo del 3% que fija como límite el pacto, lo que le permitirá salir del procedimiento de déficit excesivo este mismo año y entrar en el brazo preventivo, pero la senda se desviará de los objetivos.

La ministra de economía, Nadia Calviño, prometió un ajuste estructural del 0,4% (o unos 5.000 millones) -inferior al esfuerzo estructural del 0,65% del PIB o unos 8.000 millones exigido por la UE- gracias a la flexibilidad que le ofrecen las reglas. Sin embargo, las cuentas del Gobierno, según fuentes del Ejecutivo comunitario, sugieren que el esfuerzo estará cerca del 0% o cero millones. Ante este panorama la conclusión del Ejecutivo comunitario es que existe el riesgo de una "desviación significativa" de la senda de ajuste exigida para alcanzar "el objetivo presupuestario a medio plazo y el incumplimiento del valor de referencia transitorio para la reducción de la deuda de 2019". 

Menos ingresos y más gasto

La diferencia entre las cifras que manejan en Bruselas y en Madrid, alega la Comisión, están en que sus estimaciones auguran una menor recaudación a cuenta de las contribuciones a la seguridad social y de los ingresos relativos a la tasa digital, la tasa a las transacciones financieras, los ingresos adicionales por la subida del salario mínimo o las medidas contra el fraude fiscal. En el caso de las medidas de lucha contra el fraude, los técnicos comunitarios calculan que los ingresos serán la mitad de lo anunciado por el gobierno y que los ingresos por los impuestos digital y a las transacciones financieras serán un 20% inferiores. También calculan que será inferior el impacto de la recaudación de las cotizaciones sociales por la subida del 21% del salario mínimo que en Madrid estiman en 1.500 millones y en unos 1.200 millones en Bruselas.

Dicho de otro modo, según el análisis de Bruselas, los ingresos que confía en recaudar el Gobierno de Sánchez están inflados mientras que los gastos están minusvalorados porque no computan partidas como los 330 millones de gasto en guarderías a nivel local para niños de menos de tres años o los 362 millones por la eliminación gradual del copago farmacéutico. A estos se suma además, las compensaciones que tendrán que pagarse tras la decisión del Tribunal Supremo de febrero de 2018 de declarar nula la concesión de agua de ATLL en Catalunya podría aumentar el agujero del déficit público. "No todas las medidas anunciadas en la parte de ingresos están legisladas de forma que no las podemos tener plenamente en cuenta en nuestra previsión", ha explicado el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, que ha pedido a España y a los otros cuatro países con suspenso en el examen "que adopten las medidas necesarias".

¿Un nuevo presupuesto?

El dictamen también afea al Gobierno de Pedro Sánchez su silencio sobre la revisión la regla de gasto de la ley de estabilidad presupuestaria. "Ni informa sobre medidas ni reforzado la automaticidad del mecanismo previsto en la ley para prevenir o corregir desvíos en los objetivos fiscales", advierten. Y urge a las autoridades españolas a remitir un proyecto presupuestario actualizado si el que se apruebe en el Parlamento difiere de forma importante del enviado el pasado 15 de octubre a Bruselas e incluso uno nuevo si el proyecto presentado no consiguiera salir adelante.

"Lo que es importante es que el presupuesto se presente al parlamento y se apruebe y que en caso de que haya cambios importantes España deberá presentar otro plan presupuestario", ha recordado el vicepresidente. "Como todavía hay negociaciones presupuestarias en Madrid pediremos que se presente un nuevo presupuesto en caso de que difiera fuertamente del plan que hemos recibido en octubre", ha añadido el comisario Pierre Moscovici, que una vez más, ha valorado positivamente la cooperación con las autoridades españolas pese al jarro de agua fría que supone el dictamen. "Nos han ofrecido todas las aclaraciones que necesitamos", ha celebrado.