Ir a contenido

Conflictos laborales

Las huelgas en Correos y Amazon complican el Black Friday

Los trabajadores del servicio postal español convocan un paro general en toda España

La plantilla del gigante electrónico en el centro de San Fernando de Henares (Madrid) no trabajará el 23 y el 24 de noviembre

Gabriel Ubieto

Imagen de archivo de la primera huelga de los trabajadores de Amazon de San Fernando de Henares (Madrid).

Imagen de archivo de la primera huelga de los trabajadores de Amazon de San Fernando de Henares (Madrid). / José Luis Roca

Como los trabajadores del metro durante el Mobile World Congress o las tripulaciones de las aerolíneas en verano, los empleados de la industria del reparto son consciente de que una huelga no tiene el mismo impacto en unas fechas que en otras. Aprovechando el degoteo de efemérides vinculadas al consumo que se reparten en la recta final del año, los trabajadores de dos grandes del reparto como son Amazon, por lo privado, y Correos, en lo público, han convocado paros respectivamente. Y su primera fecha es durante el 'Black Friday'.

El gigante mundial del comercio electrónico, Amazon, verá como el que ha sido hasta ahora su centro logístico con mayor número de trabajadores, San Fernando de Henares (Madrid), cejará en su actividad el 23 y 24 de noviembre. O eso intentarán algunos de los sindicatos con representación en la planta. CGT CCOO, que juntos suman mayoría sindical en el comité de empresa de San Fernando, han llamado a los paros en la tercera huelga contra la aplicación unilateral por parte de la empresa del convenio colectivo sectorial de la provincia de Madrid. 

El nuevo pliegue de condiciones substituyó, tras su vencimiento, en marzo de este año el convenio de empresa de la multinacional en España. Los sindicatos preferían renovarlo, ya que consideran que las condiciones laborales en materías como la conciliación familiar son mejores, pero la empresa declinó negociar y se pasó al sectorial. Ello desató huelga en marzo y una segunda en julio, durante el 'Prime Day'.

Para esta tercera se ha roto la unidad sindical y UGT CSIC no la apoyan. Fuentes de los convocantes esperan un seguimiento "masivo", de entre el 70 y el 90% según el turno, como en las anteriores. Por su parte, los sindicatos no convocantes afirman no secundar los paros al no haberse sometido la huelga a votación de los trabajadores y consideran que el seguimiento no será tan elevado.

Donde no habrá huelga será en el centro de Amazon en El Prat de Llobregat, ya que, según fuentes de su recién elegido comité de empresa, el incremento de actividad en las últimas semanas ha sido considerable. Dicha estrategia de vasos comunicantes, tanto dentro de España como hacia otros centros logísticos de Europa, ya fue utilizada por Amazon en huelgas anteriores. Además, para afrontar el incremento general de actividad para la campaña de Navidad, Amazon ya anunció la contratación de 2.200 trabajadores temporales. Algunos ya trabajarán este Black Friday.

Correos parará también en Navidad

Los empleados de Correos también pararán su actividad durante la semana del 'Black Friday', así como para la semana de Navidad, concretamente los días 21 y 26 de diciembre. Cada territorio con sus tiempos, pero todas las regiones de España ya han vivido paros parciales que han anticipado la huelga general en todo el país que el servicio postal público verá el 30 de noviembre.

Los motivos de los sindicatos CCOO, UGT, CSIF y el Sindicato Libre, que juntan el 85% de delegados sindicales de la empresa pública, para ir a la huelga son la falta de recursos y la progrevisa pérdida de personal. Algo por lo que ya protagonizaron una huelga general en junio.

Los presupuestos destinados este año a Correos contienen una disminución de 60 millones de euros respecto a la financiación pública del año anterior, que ya fue de 123 millones menos que la anterior. Lo que contribuye, entre otros, a las pérdidas estimadas para este curso de 122 millones de euros. Cifra precedida por los 277 millones de euros registrados en el balance ya publicado del 2017.

La reducción de la plantilla de la empresa pública española es otra de las reivindicaciones de los sindicatos. En la memoria del 2008, la empresa daba fe de una plantilla fija de 67.661 trabajadores y en la del 2016, la última disponible, dicha cifra descendía hasta los 51.027 empleados. En la provincia de Barcelona, los sindicatos cifran la pérdida en 2.000 puestos de trabajo.