Ir a contenido

Zona Euro

Draghi pide que la desaceleración no frene la integración europea

El presidente del BCE reitera que mantendrán los tipos de interés bajos tanto como sea necesario para no frenar la inflación

El Periódico

El presidente del Banco central Europeo, Mario Draghi. 

El presidente del Banco central Europeo, Mario Draghi.  / efe

Las incertidumbres sobre las perspectivas de inflación a medio plazo se incrementan, por un lado, y el crecimiento de la economía de la zona euro pierde impulso, por el otro. Sobre los riesgos asociados a ello ha advertido este viernes el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que ha instado a completar de manera urgente la Unión Económica y Monetaria para preservar la construcción europea. "La respuesta es más Europa", ha insistido.

Durante su intervención en el ciclo de conferencias del Congreso Europeo de Banca que se celebra en Fráncfort, el banquero italiano ha expresado su confianza en que la expansión de la economía de la zona euro continuará en los próximos años, a pesar de que "recientemente se ha detectado una pérdida del impulso de crecimiento".

Draghi ha señalado dos factores principales que explicarían esta moderación del crecimiento, incluyendo el impacto del clima y otros elementos puntuales en la industria, como la normativa de emisiones en el sector automotriz, así como el debilitamiento del comercio.

A este respecto, mientras el presidente del BCE ha expresado su confianza en que el primer factor tendrá carácter temporal, en el caso del debilitamiento del comercio existen riesgos de que su impacto sea más prolongado si crece la incertidumbre por el proteccionismo y acaba perjudicando a las exportaciones de la zona euro o si la incertidumbre sobre la demanda externa se contagia a la demanda doméstica.

Draghi ha subrayado que "no hay razones por las que la expansión de la zona euro deba llegar a su fin de manera abrupta", añadiendo que el actual ciclo de crecimiento de la zona euro es modesto en términos de duración y magnitud en relación con los datos históricos, aunque es normal registrar una "ralentización gradual" a medida que el crecimiento converge con su potencial.

En este sentido, el banquero ha recordado que el actual ciclo de expansión en la zona euro cumple 22 trimestres y acumula un crecimiento del PIB del 10%, frente a la media histórica de 31 trimestres y un crecimiento acumulado del 21% en los distintos periodos expansivos observados desde 1975.

Además, el banquero italiano ha reiterado las directrices de política monetaria del banco central, asegurando que los tipos de interés se mantendrán al bajo nivel actual tanto tiempo como sea necesario para garantizar que la inflación avanza hacia el objetivo del BCE de manera sostenible con el fin de seguir proporcionando un amplio grado de relajación monetaria.

Los riesgos de cuestionar las reglas fiscales

Por otro lado, sin mencionar expresamente a Italia, el presidente del BCE ha advertido en su intervención de que la falta de consolidación fiscal en países con elevados niveles de endeudamiento "incrementa su vulnerabilidad a 'shocks', ya sean estos autónomamente producidos por el cuestionamiento de las reglas de la Unión Monetaria o importados por contagio financiero".

De este modo, el presidente del BCE ha apuntado que estas circunstancias se trasladan a la economía real a través del endurecimiento de las condiciones de préstamo, aunque ha defendido que en general los costes siguen cerca de mínimos históricos en los grandes países del euro, gracias a una base estable de los depósitos.

"Para proteger a sus hogares y empresas del aumento de los tipos de interés, los países altamente endeudados no deberían incrementar su deuda y todos los países deberían respetar las reglas de la Unión", ha apostillado.