Ir a contenido

TRANSPORTE

TMB desarrolla un minibús 100% eléctrico que prestará servicio en Barcelona

El proyecto ha sido desarrollado íntegramente en Catalunya

Josep M. Berengueras

El bus eléctrico de TMB.

El bus eléctrico de TMB. / Ricard Cugat

Coches eléctricos, motos eléctricas, patinetes eléctricos... ¿Por qué no autobuses 100% eléctricos? Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) lleva tiempo adaptando su flota para reducir las emisiones de gases contaminantes, pero no es sencillo encontrar autobuses 100% eléctricos que tengan una autonomía suficiente como para aguantar una jornada entera sin pasar por las cocheras. Es por ello que solución encontrada por la firma pública de transporte ha sido ponerse manos a la obra, llegar a acuerdos con el sector privado y desarrollar su propia solución: un minibús eléctrico con autonomía de 16 horas.

El primer prototipo de este nuevo vehículo se ha dado a conocer en el marco de la Smart City Expo World Congress (SCEWC), que se celebra en Barcelona hasta el jueves. Se trata de un producto conjunto que sido desarrollado íntegramente por empresas catalanas en el marco de la estrategia de investigación e innovación RIS3CAT, que gestiona Acció y que está cofinanciada por el programa Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea (Feder).

"TMB ha sido siempre pionera en la adopción en la flota de nuevas soluciones", ha destacado la presidenta de TMB y concejal de Barcelona, Mercedes Vidal, en la presentación del nuevo minibús. "Reúne las mejores características para dar servicio de proximidad y hacerlo con la tecnología más limpia disponible", ha agregado.

Para Vida, la clave es que pese a que la movilidad verde se ve cada vez más en el vehículo privado, en cuestiones de transporte colectivo de grandes tamaños es más difícil encontrar soluciones. Ante esa falta de oferta, TMB como operador de transporte y prestador del servicio, Applus Idiada (empresa de ingeniería), Indcar (carrocería), Eurecat (centro tecnológico) y Millor Battery (fabricante de baterías) se unieron para impulsar este proyecto, que ha contado con una aportación de 488.000 euros del programa Feder.

El minibús ha sido diseñado para un "uso urbano intensivo en recorridos de alta exigencia como los autobuses de barrio de TMB" y teniendo en cuenta las características de los cascos antiguos de la ciudad, ha destacado Vidal. El vehículo cuenta con unas dimensiones de 7,21 metros de largo por 2,43 de ancho y capacidad para 22 pasajeros (10 de ellos sentados), y cuenta con rampa accesible. Con baterías modulares de 135 kWh de unos 4.000 ciclos de vida,  "la autonomía es suficiente para una jornada completa de trabajo también en verano con el aire acondicionado", ha agregado Vidal.

El prototipo pasará ahora el ciclo de pruebas en vacio, realizando unos 4.000 kilómetros simulando recorridos reales. En unos tres meses habrá finalizado esta prueba y se podrá decidir si se abre concurso para renovar la flota de TMB.