Ir a contenido

Salud laboral

Los trabajadores de baja ya pueden entrar acompañados a las revisiones

El Departament de Salut de la Generalitat modifica su criterio y permite que una persona de confianza esté presente en la evaluación médica de una incapacidad

Gabriel Ubieto

Una doctora especialista en traumatología comprueba la funcionalidad de la mano de un paciente.

Una doctora especialista en traumatología comprueba la funcionalidad de la mano de un paciente. / JOAN CORTADELLAS

Un trabajador que se encuentre de baja por incapacidad tiene derecho a que, al ser llamado para una evaluación médica, una persona de confianza entre con él a la visita. Algo que en la sanidad general no deja de ser parte del día a día de las consultas, en la salud laboral en Catalunya es novedad. Así lo ha confirmado el Departament de Salut de la Generalitat, que impone su criterio sobre el de la Subdirecció General d'Avaluacions Mèdiques (SGAM). Hasta ahora el médico evaluador de la correspondencia o no de la baja tenía la potestad exclusiva de decidir si alguien podía acompañar o no al paciente.

"Es un primer paso contra la opacidad de los criterios y como se concretaban a la hora de retirar bajas, difiriendo en muchos casos con otros médicos", comenta el secretario general de la CGT de Catalunya, Ermengol Gassiet. Desde la CGT vienen denunciando un proceder "economicista" del SGAM durante los últimos años, es decir, consideran que tiende a retirar las bajas siguiendo criterios de ahorro económico  y no médicos.  "No se resuelve el problema, pero al menos la persona se siente más acompañada en un momento de gran vulnerabilidad", añade Gassiet.

La SGAM -hasta hace poco funcionaba bajo el nombre del Institut Català d’Avaluacions Mèdiques (ICAM)- actúa a través de las conocidas como mutuas colaboradoras. Estas reciben una asignación económica por parte de las cuentas públicas según un cálculo previo de los trabajadores a los que se les deberá costear un subsidio por incapacidad. "Cuántas más altas den, más recursos les quedan", explica el responsable de salud laboral de CCOO y uno de los representantes de la comisión asesora del SGAM, Paco Pareja.  

Pareja coincide con Gassiet a la hora de calificar de "economicistas" los procederes de las mutuas del SGAM, algo que estas siempre han negado. También denuncia, desde su experiencia como miembro asesor del SGAM, que en las reuniones de control anuales las mutuas les facilitan poca información y de manera muy desagregada. "Nos remiten que el SGAM únicamente dictamina entre el 2 y el 3% de las altas de toda Catalunya, incluyendo en estas las de la medicina general. No sabemos qué número de revisiones realizan y que proporción de altas deriva de estas", afirma Pareja.

Ambos sindicalistas coinciden según su parecer en que el cambio no se traducirá en un descenso del número de altas por enfermedad profesional por parte de las mutuas, pero sí que valoran el refuerzo que ello significa para los derechos de los pacientes.

Fuentes del Departament de Salut afirman que la modificación del reglamento que permite la presencia de un acompañante, en el que pasa a imperar el criterio del Departament por encima del interno del ICAM, está vigente desde el mes de agosto. No obstante, los diferentes representantes de los trabajadores no han recibido una notificación oficial hasta esta semana. Una disparidad de tiempos que los sindicatos denuncian que va en perjuicio de los trabajadores, ya que muchos de ellos desconocen disponer de ese derecho.

En lo que va de año hasta septiembre, últimos datos disponibles del Ministerio de Trabajo, en España se han comunicado un total de 17.934 partes médicos derivados de una consulta por enfermedad profesional. De estos el 47% tuvieron como consecuencia una baja. En Catalunya, la cifra de partes comunicados en dicho periodo asciende a 2.407, el 53,5% de los cuales acabaron derivando en baja.