Ir a contenido

En el 2019

El Gobierno plantea subir 17 euros la cuota mensual mínima de autónomos

El Ministerio de Trabajo traslada una propuesta transitoria a las organizaciones de trabajadores por cuenta propia con un aumento de las bases mínimas, a cambio de más prestaciones

Gabriel Ubieto

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en una intervención en una comisión en el Congreso de los Diputados.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en una intervención en una comisión en el Congreso de los Diputados. / JOSÉ LUIS ROCA

El Gobierno ha presentado este martes por la tarde a las organizaciones de autónomos su propuesta transitoria de actualización de las cotizaciones, a la espera de seguir negociando para acometer la reforma integral del sistema de cara al primer trimestre del 2019. Los principales puntos del documento, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, son una subida de 17 euros mensuales para los autónomos que coticen según la base mínima, una actualización de las bases para el 2019 en función del IPC y una contrapartida de un aumento de las prestaciones sociales.

La propuesta comunicada este martes por la secretaria de Estado, Yolanda Valdeolivas, y su homólogo de la Seguridad Social, Octavio Granado, incluye una subida de la base mínima de cotización en 17 euros mensuales, hasta los 298,5 euros, incorporando un cálculo estimado del IPC a cierre de noviembre, que deja la media del año al 2%. La cifra planteada cuenta con el beneplácito tanto de UPTA como de UATAE, no así de ATA. "El 70% de los autónomos no puede pagar más de lo que ya paga y desde ATA no vamos a permitir que los asfixien", considera su presidente, Lorenzo Amor.

Esto lo implementará, hasta la reforma definitiva de cotización en función de los ingresos, a través de la obligatoriedad de pagar las contingencias profesionales, actualmente optativas, como el cese de actividad, la incapacidad por enfermedad común y una leve aportación a los fondos de formación profesional de los trabajadores en activo. 

La contrapartida transitoria del Gobierno se basa en la duplicación de los periodos de cese de actividad, una especie de paro de autónomos que actualmente se encuentra infrautilizado por el colectivo. Únicamente se gastó en prestaciones en el 2017, según datos del propio Gobierno, el 13,3% de lo recaudado. Otro de los principales cambios que plantea es que los autónomos dejen de pagar su cuota en caso de incapacidad temporal a partir de los tres meses de baja. "Será a partir de los dos meses o por nuestra parte no habrá firma", comenta contundente el presidente de UPTA, Eduardo Abad.

También la propuesta incluye la exención de tributar a las prestaciones vitalicias por incapacidad permanente y mayores controles sobre las mutuas para garantizar la correcta asignación de prestaciones. "Estamos de acuerdo en incluir las prestaciones sociales en las cuotas y construir un sistema más garantista, pero exigimos que se asegure que va a haber una transformación en el sistema de cotizaciones a un sistema por ingresos reales", valora la secretaria general de UATAE, María José Landaburu.

Autónomos 'fantasmas'

La Agencia Tributaria y la Secretaria de Estado de la Seguridad Social ya han comenzado a cruzar datos para poder construir una estadística sobre los ingresos reales de los trabajadores autónomos. La primera lectura que ha querido trasladar el Gobierno a las organizaciones en su reunión de la tarde del martes es que los datos cruzados revelan una "cierta disparidad" entre ambos registros, en la que "centenares de miles" de trabajadores por cuenta propia no están al día con sus obligaciones fiscales.

Ello puede deberse, según apuntan desde ATA, al registro, pero no contribución, de figuras como el "familiar colaborador", que son personas con parentesco respecto a un autónomo y que por su contribución al negocio de este están obligados a darse de alta. En septiembre, últimos datos disponibles, sumaban 197.495 personas. Otras categorías como el "familiar de socio" (47.201) o los religiosos (10.759) podrían contribuir también a dicha disparidad.