Ir a contenido

posibles indemnizaciones

Primera demanda colectiva en Alemania contra VW por el 'Dieselgate'

El club de automovilistas alemán ADAC considera que "Volkswagen ha engañado y le debe una compensación por daños y perjuicios a los consumidores afectados"

Puebas de contaminación en un Volkswagen Golf 2.0.

Puebas de contaminación en un Volkswagen Golf 2.0. / AFP

Asociaciones de protección al consumidor han presentado este jueves en Alemania la primera demanda colectiva contra el fabricante automovilístico Volkswagen por manipulación de los controles de gases contaminantes, en la que piden que la Justicia dictamine si los afectados tienen derecho a una indemnización.

El club de automovilistas alemán ADAC precisó en un comunicado que "en el marco de la demanda contra Volkswagen debe determinarse si VW debe por principio una compensación por daños y perjuicios ocasionados por la manipulación del 'software' de los motores diésel de sus vehículos.

Engaño y compensación

"Volkswagen ha engañado y le debe una compensación por daños y perjuicios a los consumidores afectados", dijo, por su parte, el presidente de la Confederación de Asociaciones de Consumidores, Klaus Müller, al comentar la demanda presentada ante la Audiencia Territorial de Braunschweig.

El ADAC recordó que este proceso no resolverá el pago de una indemnización para cada uno de los afectados sino que el fallo tendrá una naturaleza "declaratoria".

Se pueden sumar a la demanda los compradores de vehículos de las marcas VW, Audi, Seat y Skoda con motores diésel del tipo EA 189 de 1,2, 1,6 y 2,0 litros. Estos modelos fueron equipados con un dispositivo de desconexión ilegal que obligó a su llamada a talleres por parte de la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) en Alemania o de autoridades equivalentes en otros países europeos, en el denominado 'Dieselgate'.

Resultados e impacto

El grupo Volkswagen registró un beneficio neto de 9 9.376 millones de euros hasta el tercer trimestre, con un crecimiento del 24,3% con respecto al año pasado . Volkswagen indicó que el resultado operativo del área de negocio de turismos se vio afectado de forma negativa por 2.400 millones de euros derivados de los problemas del diésel. Los principales motivos que causaron dicho gasto fueron la multa de 1.000 millones impuesta por la Fiscalía de Braunschweig en relación con el 'dieselgate'. Audi aceptó este octubre el pago de una multa por importe de 800 millones de euros impuesta por parte de la Fiscalía de Múnich (Alemania) en el contexto del 'Dieselgate'. El importe que tendrá que abonar la firma de los cuatro aros contempla el abono de una multa máxima de 5 millones de euros, según lo dispuesto en la legislación del país, así como la devolución de beneficios económicos por parte de la empresa de 795 millones de euros.

Audi acepta así la sanción impuesta por "desviación de los requisitos reglamentarios" en algunos de sus motores diésel V6 y V8. Tras la aceptación por parte de la empresa, se cerrarán los procedimientos legales que estaba llevando a cabo Audi en relación con el caso del 'software' que alteraba las emisiones en algunos vehículos diésel.

El expresidente de la firma Rupert Stadler ha sido puesto en libertad bajo fianza cuatro meses y medio después de su detención por su supuesta implicación en el caso. El directivo se encontraba en prisión preventiva desde el pasado 18 de junio por su supuesta implicación en el 'dieselgate'. La Fiscalía de Múnich ordenó su detención con el objetivo de evitar que "obstruyera o entorpedeciera" la investigación y fue detenido cuando se encontraba en su casa de Ingolstad (Alemania). En este contexto, los consejos de vigilancia del grupo Volkswagen y de Audi dieron su consentimiento a principios de octubre para cerrar un acuerdo con Stadler para finalizar sus responsabilidades en el seno de la compañía.

El 'Dieselgate'

Como 'caso Dieselgate' se bautizó el escándalo generado por la instalación por parte del grupo Volkswagen en sus vehículos de gasóleo de un 'software' para alterar los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes en 11 millones de automóviles, vendidos entre el 2009 y el 2015. Como resultado de este fraude, sus motores superaron con éxito los estándares de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Los vehículos implicados emiten en condiciones reales hasta 40 veces el límite legal de óxidos de nitrógeno. Desde el 2015, el grupo VW ya no vende coches diésel en EEUU y ha tenido que pagar 17.500 millones de dólares en EEUU como compensación a los propietarios de los vehículos afectados y a los concesionarios, más una multa de más de 4.000 millones de euros a las autoridades estadounidenses. 

Temas: Dieselgate