Ir a contenido

energía

Repsol obtiene el mejor resultado en una década

La compañía propone a los accionistas renovar al presidente y al consejero delegado hasta el 2023

Agustí Sala

Antoni Brufau y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol.

Antoni Brufau y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol. / AGUSTÍN CATALAN

Repsol obtuvo hasta septiembre un resultado neto de 2.171 millones de euros, lo que supone un incremento del 37% con respecto al mismo periodo del año anterior. Las ganancias, a arzón de 7,95 millones diarios, son las mejores durante ese periodo en la última década y se alcanzaron gracias al modelo integrado de negocio y a las medidas de eficiencia, según explica la compañía.

Esta evolución se produjo a pesar de la marcha del precio del petróleo, con el crudo Brent a una cotización un 39% superior a la de un año atrás y los menores precios del gas, destaca la compañía que en junio pasado inició su estrategia de entrada en el sector eléctrico con la compra de activos de Viesgo con los que suma 750.000 clientes.

El beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios, aumentó un 11%, hasta alcanzar los 1.720 millones de euros. El resultado de explotación fue de 5.833 millones, un 24% más que en el periodo equivalente de 2017.

Durante el periodo, el grupo la deuda neta se redujo un 63%, hasta situarse en 2.304 millones de euros. Por su parte, la liquidez, a finales de septiembre ascendía, aproximadamente, a 9.300 millones de euros.

Comercialización de energía

Repsol prevé destinar la caja adicional que ha generado, principalmente por la marcha del negocio de exploración producción, a acelerar algunos proyectos, como el negocio de comercialización de energía en España.

En la conferencia celebrada con analistas, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha asegurado que otros proyectos a los que se podría destinar estos recursos son el programa de estaciones de servicio en México o la expansión internacional del negocio de lubricantes.

Imaz ha explicado que el negocio de exploración y producción ha sido el principal generador de caja para la compañía y que la subida del petróleo va a permitir, además de acelerar proyectos, incrementar la remuneración al accionista en un 8%, como tenían previsto.

Las inversiones de Repsol alcanzarán los 4.000 millones en diciembre, cantidad que incluye 750 millones de la compra de activos de generación y comercialización eléctrica de Viesgo, lo que supuso la entrada de la compañía en el negocio eléctrico y su conversión en la cuarta compañia del ramo.

Además, el consejo de la compañía acordó proponer a la próxima junta de accionistas la relección de Antoni Brufau como presidente hasta el 2023, al igual que la de Imaz, al que el primero cedió los poderes ejecutivos en el 2015.