Ir a contenido

Según ATA

7 de cada 10 autónomos afirma no poder asumir una subida de cuotas

Una encuesta de la organización ATA estima que el colectivo está muy dividido sobre la propuesta del Gobierno de adaptar las cotizaciones en función de los ingresos

Gabriel Ubieto

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista.

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista. / RICARD CUGAT (El Periódico)

El colectivo de autónomos no quiere y, principalmente, afirma no poder asumir una subida de las bases de cuotas para el año que viene, como tiene previsto concretar el Gobierno antes de finalizar el año. Así lo refleja una encuesta realizada por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), en la que el 71% de los 635 encuestados declara no poder cotizar por una base superior a la que cotiza actualmente. 

Los resultados del sondeo realizado por ATA entre los días 17 y 26 de octubre -el 24 el Gobierno presentó su propuesta de tres escenarios de reforma- revelan un rechazo másivo a la subida de cuotas del 81,2%, ya sea porque no pueden asumirla o porque no quieren. Unas conclusiones que coinciden con el poscionamiento de ATA, que solo estaría de acuerdo con una subida de cutoas del 1,5%, e incluso va más allá y muestra un rechazo mayoritario a cualquier tipo de subida. El 64,2% rechazaría una mera actualización de las bases en función al IPC, comos e viene haciendo en los últimos años. También confirman una tendencia histórica del colectivo: sólo incrementa sus bases de cotización cuando es obligado por ley a ello.  

Los trabajadores por cuenta propia encuestados se muestran muy poco predispuestos a ceder al Estado parte de sus ingresos, por mucho que ello les garantice una mayor cobertura social. "Mayores prestaciones en un sistema de reparto se obtienen pagando más", afirmó el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, momentos antes de la reunión en la que presentó a las diferentes organizaciones las propuestas de reforma del Gobierno. Pues el 70,4% de los entrevistados por ATA le respondería que no están dispuestos a cotizar por cese de actividad -una especie de paro para autónomos- y el 61,3% directamente generaliza afirmando que no estaría dispuesto a cotizar más si ello lleva aparejado mejores prestaciones sociales.  

Donde sí parece haber un consenso en positivo respecto a las propuestas del Gobierno es entorno a una cuota reducida para aquellos trabajadores por cuenta propia que facturan por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI). Concretamente al 76,4% le parece "lógico". 

Sin embargo, el otro gran debate para la reforma del sistema de tributación de los autónomos, la adaptación de las cotizaciones en función de los ingresos, tiene dividia la opinión del colectivo. De los 635 entrevistados, al 42,7% este es un paradigma que le parece bien, mientras el 39,2% disiente y el 18,1% no sabe o no contesta.