Ir a contenido

resultados

El Santander apoya los planes presupuestarios del Gobierno

El consejero delegado cree que van en la buena senda pero advierte contra los impuestos a la banca

El banco ganó 5,742 millones hasta septiembre, el 13% más gracias a las menores provisiones

P. Allendesalazar

José Antonio Álvarez, consejero delegado del Santander.

José Antonio Álvarez, consejero delegado del Santander. / DAVID CASTRO

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ha avalado este miércoles los planes presupuestarios del Gobierno: "En la medida en que sigan con la seda de consolidación fiscal y reducción del volumen de deuda sobre PIB, que creo que sí, me parece que van en una buena senda". El banco, así, se ha alineado (aunque con menos entusiasmo) con el presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé, frente a la tibieza de otros banqueros y las duras críticas del Instituto de la Empresa Familiar o la patronal CEOE.

El ejecutivo ha reconocido que la economía española se está desacelerando más de lo que se esperaba a principios de año, pero lo ha enmarcado en el freno de la economía mundial. En este sentido, ha pedido "políticas que generen confianza para que se mantenga la inversión". Y pese a su apoyo al presupuesto, ha criticado las medidas fiscales que afectan a la banca, como el impuesto a las transacciones financieras. "Los agentes económicos se comportan en función de los incentivos que reciben", ha advertido antes de asegurar que "cuando una actividad recibe un impuesto, se desincentiva esa actividad".

El número dos de Ana Botín, que dejará su puesto en enero a Andrea Orcel para ocupar la vicepresidenta ejecutiva del banco, ha asegurado que este relevo no supondrá un cambio de estrategia, pues de lo contrario él hubiera dejado la entidad. También se ha declarado "contento" de su balance como directivo del Santander desde el 2002 y "encantado" con su nuevo puesto, y ha negado que el grupo haya fichado al ejecutivo italiano para realizar una nueva ampliación de capital. El banco anunciará un nuevo plan estratégico a principios del año que viene, coincidiendo con la incorporación del nuevo consejero delegado.

Provisiones y extraordinarios

El Santander ganó 5.742 millones de euros entre enero y septiembre, un 13,1% más que un año antes, gracias a las menores provisiones para afrontar pérdidas por la mejora económica y a la reducción de las minusvalías y saneamientos extraordinarios. Los ingresos cayeron el 1,2% y el resultado después de gastos un 1,7% por efecto de la pérdida de valor de varias de las divisas de los países donde opera. Sin este efecto, hubieran subido un 9% y un 9,5%, respectivamente. 

Los resultados han sido bien acogidos por el mercado y la acción ha subido el 2,11%. En España, el banco ha ganado 1.303 millones un 22% más. El Reino Unido ha perdido una posición y es ahora el tercero (1.077 millones, el 10,4% menos). Su primer mercado sigue siendo Brasil (1.942 millones, el 2,1% más). En este campo, el ejecutivo ha destacado que la victoria electoral de Jair Bolsonaro ha sido bien acogida en el mercado por sus planes económicos y ha mantenido que su filial seguirá teniendo buenos resultados.

Álvarez ha apuntado también que la reducción de oficinas fruto de la absorción del Popular comenzará en cinco meses, una vez integradas las plataformas informáticas. Asimismo, ha asegurado que el banco está creciendo "bien" en crédito al consumo y no está preocupado por ello, pese a las advertencias del Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE) al respecto. También ha defendido que la cuenta 123, pese a que recientemente ha visto reducido de forma notable su saldo remunerado, ha funcionado "bien", pues ha facilitado que 2,5 de sus casi 14 millones de clientes en España aumenten su relación con el banco.