Ir a contenido

Energía

Ikea venderá paneles solares en España

La multinacional 'low cost' ya vende placas solares en cerca de 15 países como Reino Unido o Suiza con gran éxito

Sara Ledo

Instalaciones de la multinacional sueca en Haarlem (Holanda).

Instalaciones de la multinacional sueca en Haarlem (Holanda). / EFE / REMKO DE WAAL

En España solo hay mil instalaciones de autoconsumo mientras que en Alemania hay un millón. La falta de sol no es el motivo, como es evidente, sino que lo era la legislación de autoconsumo, que hacía el proceso farragoso en su papeleo, inviable para el 65% del país que vive en pisos y muy inestable en su propia definición porque obligaba a pagar una cuantía para "contribuir al sistema eléctrico", el famoso 'impuesto al sol'. Su liberalización no ha hecho más que abrir la puerta a lo evidente: que quien quiera producir su propia energía, lo haga. El ejemplo más claro es que, tras esta apertura, Ikea ha decidido vender paneles solares en España.

"Damos la bienvenida a la desaparición del 'impuesto al sol'. Es una buena noticia para el consumidor, le dará la posibilidad de ayudar al planeta y al mismo tiempo le permitirá ganar dinero", celebró el vicepresidente y director financiero del Grupo Ikea, Juvencio Maeztu, en una rueda de prensa tras su ponencia en el 33º Congreso Aecoc del Gran Consumo.

Todavía no hay una fecha prevista para su lanzamiento, pero la nueva legislación permite a este país entrar a formar parte del conjunto de más de una docena en los que Ikea está implantando los paneles solares como una nueva oportunidad de negocio. Ya los vende en Reino Unido, Suecia o Japón con gran éxito y "más baratos" que lo que se pueda encontrar en cualquier otra empresa, gracias a acuerdos entre la multinacional y empresas energéticas locales. "Nosotros te hacemos un presupuesto de cuánto te cuestan los paneles, cuánto te ahorras y cuánta es la inversión, y en una mañana te lo instalamos", explicó Maeztu.

"El tema renovable empezó como un compromiso con nosotros mismos, pensamos que teníamos que producir más renovable de lo que consumiamos – el 80% de su consumo ya es renovable- y, después, se convirtió en la posibilidad de ofrecer una vida más sostenible a un precio sostenible", agregó el español con más peso en la empresa sueca. "Estamos pasando del antiguo concepto de tengo que pagar más por ser ecológico a lo sostenible es además más barato".

Pero el coqueteo del gigante de los muebles con la energía no se queda ahí, en Reino Unido, por ejemplo, actúa como un comercializador-consultor de luz para reducir la factura de los consumidores, independientemente de si tienen o no energía solar. "Vienes a la tienda con los datos de lo que consumes, y nosotros vemos la posibilidad de optimizarlos, y de que compres energía a un precio más barato y racional", explicó. En España todavía no se han planteado llegar a algo así.