03 jun 2020

Ir a contenido

CRISIS JUDICIAL

El juez Díez-Picazo, en el punto de mira por el fallo de las hipotecas

Podemos se querella por prevaricación contra él apelando a su labor docente en un centro dependiente de la Complutense

La polémica suscitada entorno a la sentencia reabre el debate sobre el patrocinio de los cursos de las asociaciones de jueces y fiscales

Ángeles Vázquez

El presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Luis María Díez-Picazo.

El presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Luis María Díez-Picazo. / CGPJ

Cuando no agarras el timón con la suficiente fuerza a veces no puedes evitar meterte de lleno en una tormenta. Y eso es más o menos lo que ha ocurrido con el presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Luis Díez-Picazo. Su falta de control o, al menos, de previsión en un asunto tan trascendental como es quién debe pagar los impuestos de las hipotecas, y su gestión, tras conocerse la primera sentencia que establecía que debía asumirlos la banca, le ha situado en el ojo del huracán.

A la petición de dimisión formulada por Jueces y Juezas para la Democracia se ha sumado este martes Podemos con una querella por prevaricación. En ella el partido sostiene que su decisión de dejar en suspenso todos los recursos sobre la materia que estuvieran pendientes de resolución y llevarlos al pleno de la Sala Tercera, para que los 31 magistrados que lo componen revisen el cambio jurisprudencial producido, está "motivada por un interés totalmente contrario a la ley y a la propia administración de Justicia". Considera que responde a "un claro interés particular de defensa de los intereses económicos de la banca española y en perjuicio de los intereses generales de la sociedad y de los miles de ciudadanos que han sufrido el abuso de las entidades financieras".

En la querella, de 20 páginas, Podemos hace un repaso de la actuación de Díez-Picazo en esta crisis y reproduce las múltiples críticas que se han producido a su actuación, como comunicados de asociaciones de jueces o hilos de magistrados en Twitter. Para justificar los "motivos espúrios" que le atribuye cita una información de Infolibre que destaca que hasta 2017, Díez-Picazo ha sido profesor del Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef), adscrito a la Universidad Complutense, y del que es titular la Asociación Española de Banca.

Profesor desde 2011

Los jueces tienen un estricto régimen de incompatibilidades que les dejan poco margen para ejercer más actividad que la docencia y la investigación. Díez-Picazo, catedrático de Derecho Constitucional, que llegó al alto tribunal en 2008 en el turno de los magistrados de reconocida competencia, incluye esa actividad docente en su biografía oficial del Poder Judicial y para desarrollarla contó con el pertinente visto bueno del órgano de gobierno de los jueces desde 2011. Pero ello no le supuso ningún problema para ser uno de los magistrados que en 2013 tumbó el indulto concedido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al entonces consejero delegado y vicepresidente del Santander, Alfredo Sáenz, que se vio obligado a renunciar al cargo.

Respecto a la presunta incompatibilidad que la querella le atribuye, fuentes del alto tribunal niegan cualquier relación entre su actividad docente en Cunef y su polémica decisión por más "desafortunada y precipitada" que fuera. Con ironía se preguntan si entonces los magistrados con carné de conducir no pueden pronunciarse sobre multas o los del alto tribunal que tengan hipotecas deben abstenerse de participar en el pleno previsto para el 5 de noviembre, que resolverá definitivamente quién paga los impuestos derivados de ellas, después de las tres sentencias dictadas ya por su Sección Segunda, la especializada en tributario.

En esa reunión de toda la Sala se determinará si debe pagarlo la banca, como establecían esas resoluciones, o sus clientes, como había mantenido hasta entonces la jurisprudencia. Y lo más importante: si la decisión es retroactiva y afecta a cualquier hipoteca, a las firmadas en los últimos cuatro años o solo tendrá efecto de ahora en adelante.

En cualquier caso, destacan el poco acierto que tuvo Díez-Picazo, porque, como miembro de la Sala de admisión del recurso que motivó ese fallo, debería haberlo avocado al pleno desde el principio o haberse incorporado a la Sección que tomó la decisión, tras celebrar una vista, pero nunca convocar a toda la Sala a posteriori. 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, que fue magistrada de la Sala de lo Contencioso durante 12 años, califica de "insólita" y "absolutamente desafortunada" la reacción de su presidente, porque, en su opinión, arroja una "sombra de duda" sobre los magistrados que dictaron la sentencia y "no favorece la idea de seguridad jurídica".

Pese a todo, quizá esta controversia traiga algo bueno. La Unión Progresista de Fiscales aprovechó el río revuelto para advertir del patrocinio de entidades privadas a los congresos de las asociaciones de jueces y fiscales. Solo la minoritaria Apif se sumó al compromiso que los fiscales progresistas asumieron en 2010 y entienden necesario para la imagen de independencia de la Justicia. Las demás admiten una colaboración que definen de "simbólica" del Banco Santander en sus cónclaves.