Ir a contenido

Traspaso

Boehringer Ingelheim ultima la venta de su planta en Malgrat de Mar

La multinacional alemana se encuentra en la fase final de traspasar su fábrica farmacéutica a un inversor de origen extranjero

Gabriel Ubieto

Sede central de Boehringer Ingelheim en España, ubicada en Sant Cugat del Vallès.

Sede central de Boehringer Ingelheim en España, ubicada en Sant Cugat del Vallès. / El Periódico (Archivo)

La multinacional de origen alemán Boehringer Ingelheim encara la recta final de la venta de su planta farmacéutica Malgrat Pharma Chemicals, ubicada en Malgrat de Mar (Barcelona) y que en la actualidad emplea a 350 trabajadores. Fuentes cercanas a la negociación así lo han confirmado a EL PERIÓDICO, señalando que el comprador es un inversor de origen extranjero. Desde la empresa se han limitado a afirmar que el proceso de escoger entre las diferentes ofertas recibidas se encuentra en una fase "avanzada", con entre tres y cinco candidatos posibles. Fuentes del comité de empresa afirman que la empresa les trasladó en julio que el comprador que más interés había mostrado hasta entonces era de origen japonés

Las condiciones para la venta que contempla la empresa son, a parte de un montante final cuya cuantía no ha transcendido, que el comprador mantenga la planta como fábrica farmacéutica y que mantenga las condiciones laborales actuales del personal que actualmente desempeña sus funciones en Malgrat Pharma Chemicals durante los próximos tres años. Así lo afirman tanto fuentes cercanas a la negociación como del comité de empresa.

Uno de los motivos por los que Boehringer Ingelheim querría asegurarse el mantenimiento de la actividad productiva de la planta es debido a su interés estratégico por seguir surtiendo de determinados productos desde Malgrat a la sede central de la empresa, ubicada en Sant Cugat (Barcelona) y dedicada a la producción de biofármacos, principalmente inyectables.

El proceso para traspasar la fábrica se remonta hasta el año 2015, cuando la compañía comunicó a la representación de los trabajadores su intención de vender la planta de Malgrat. Por motivos de reorientación estratégica, Boehringer Ingelheim se está desprendiendo de varios de sus activos en el sector de la química para enfocarse a otros campos, no por motivos de falta de rentabilidad presente. En la planta de Sant Cugat actualmente la empresa se encuentra en fase de expansión.

La farmacéutica, con sede en Alemania, cuenta con alrededor de 47.000 colaboradores en todo el mundo y con una inversión en I+D+i superior a los 3.000 millones de euros en el 2017, según afirma la compañía en su página web. Fue fundada en el 1885, con sede en Ingelheim, y actualmente figura entre las 20 compañías farmacéuticas mayores del mundo. En España comenzó sus actividades en el 1952 y actualmente su director general en dicho país es Peter Ploeger.

En el ejercicio del año 2017 registró unas ventas en todo el mundo por valor de 18.056 millones de euros, una cifra el 14% superior a la del ejercicio anterior. Sus operaciones se repartieron entre el 45% en América, tanto norte como sur y representando dicho continente su cliente principal mercado, el 32% de Europa y el 23% restante entre Asia, Australia y África.

Por productos, los fármacos para seres humanos fueron en el 2017 su principal activo, representando el 70% de su producción mundial. Un porcentaje, no obstante, que perdió peso en relación con el aumento de los productos de salud animal, que pasaron de representar el 9% en el 2016 al 22% en el 2017.