Ir a contenido

Salud laboral

La proporción de accidentes laborales mortales bajó el 2,3% hasta agosto

El número de siniestros con al menos un fallecido registrados en los ocho primeros meses del año fue de 419 víctimas

Gabriel Ubieto

El abuso está muy extendido en ciertos sectores, principalmente en la construcción, la agricultura y el trabajo doméstico, donde un bajo nivel educativo o no hablar el idioma del país no suponen un impedimento.

El abuso está muy extendido en ciertos sectores, principalmente en la construcción, la agricultura y el trabajo doméstico, donde un bajo nivel educativo o no hablar el idioma del país no suponen un impedimento. / KHALED DESOUKI (AFP)

La proporción de accidentes laborales que se saldaron con la muerte de un trabajador bajó el 2,3% hasta el mes de agosto del 2018, comparado con el mismo periodo del año anterior. Es decir, aunque hubo catorce muertos más, respecto al número total de afiliados –en aumento- la proporción es menor.  La cifra total de siniestros con víctima mortal fue hasta agosto de 419 personas, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo.

El número total de accidentes laborales registrados oficialmente ascendió en los ocho primeros meses del año a 482.449, el 1,2% menos en términos absolutos que en el mismo periodo del año pasado. De estos, el 83%, es decir, un total de 399.312 acabaron causando baja. Si bien el número total de accidentes descendió, aquellos que acabaron con una baja aumentaron, concretamente el 3,6%.

La gran mayoría de los accidentes, el 99,8%, fueron calificados por los técnicos del Ministerio como "leves". Son los hombres quiénes tienden a registrar mayor número de partes, concentrando el 67,5% del total de accidentes laborales, aunque las mujeres tienden más a sufrir accidentes en el camino de ida o vuelta del trabajo.

En proporción al número de afiliados de la seguridad social en activo en el mercado laboral, el sector que mayor siniestralidad registró hasta agosto fue el de las industrias manufactureras, 2,8 veces más que la media. También es donde más ha aumentado la siniestralidad, el 9,9%. Por el contrario, donde más se ha reducido en los primeros ocho meses del año ha sido en la administración pública, con un descenso del 7,6%. No obstante, es en las actividades administrativas del sector privado donde menos accidentes se producen, casi el 30% menos que la media.

La distribución de los accidentes laborales con consecuencias mortales dejó unas estadísticas ligeramente diferentes que entre el total de siniestros. Según el índice de incidencia, es decir, teniendo en cuenta el peso en número de trabajadores de cada sector en la economía, el sector agrario fue el que más concentró, tres veces más que la media. No obstante, respecto al mismo periodo del año anterior, la siniestralidad se redujo el 11%, casi en igual proporción que en la construcción, el segundo sector más peligroso.

Por territorios, la comunidad autónoma que mayor proporción de accidentes laborales concentró fue Baleares, 1,5 veces más que la media, aunque la mayor relación de siniestros mortales fue en Ceuta, en una proporción 2,6 veces superior a la media.