Ir a contenido

ALTA VELOCIDAD

Renfe y Adif participarán en el AVE que unirá Houston y Dallas

La obtención del contrato supone un impulso a la expansión internacional del sector público ferroviario español

Un tren de alta velocidad, a su paso por La Granada del Penedès.

Un tren de alta velocidad, a su paso por La Granada del Penedès. / EFE / JAUME SELLART

Renfe y Adif, empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento, desarrollarán un proyecto de alta velocidad para unir las ciudades de Houston y Dallas/Fort Worth, en el Estado de Texas (EEUU) por un importe que no ha sido desvelado, según han indicado a EFE fuentes de la operadora.

Tras la primera fase como asesores técnicos en el desarrollo, diseño y construcción, Texas Central, promotora del proyecto, prevé que Renfe y Adif asistan en los planes posteriores de operación y mantenimiento para la puesta a punto del servicio, incluyendo la operación de los trenes, el mantenimiento de los equipos y otros servicios relacionados con la comercialización de billetes. El anuncio del acuerdo, señala la operadora española, supone un "espaldarazo" a la expansión internacional del sector público ferroviario español en un momento clave para Renfe ante la próxima liberalización del servicio ferroviario de pasajeros en el 2020.

Renfe ya pujó para el concurso abierto en California para adjudicar el asesoramiento integral de la futura línea de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco -cifrado en 30 millones de dólares- y en el que se impuso un consorcio alemán encabezado por Deutsche Bahn. El AVE que unirá Houston-Dallas/Fort Worth conectará las ciudades en menos de 90 minutos en un corredor que cuenta con dos de las primeras cinco regiones económicas de EEUU.

Presupuesto elevado

Se trata del primer proyecto del mundo 100% privado, propiedad de la compañía americana Texas Central, que pone de manifiesto la viabilidad del negocio de alta velocidad y que cuenta en su totalidad con un presupuesto superior a los 10.000 millones de dólares. De acuerdo con Texas Central, la línea de alta velocidad generará unos beneficios económicos en el Estado de Texas que podrían alcanzar los 36.000 millones de dólares durante los próximos 25 años, incluyendo la creación de 10.000 puestos de trabajo al año en la fase de construcción y unos 1.500 puestos de trabajo permanentes una vez entre en servicio la línea. Una parte este empleo, aún por concretar, corresponderá a profesionales españoles. Las empresas públicas han calificado de "competitivo y exigente" el proceso, en el que han participado otros operadores mundiales de referencia.

Durante los últimos meses, ambas empresas han preparado y defendido su propuesta en el proceso de selección internacional, que ha sido liderado por un equipo de profesionales de las áreas de Estrategia e Internacional. Está previsto que el llamado Texas Bullet Train promovido por Texas Central, empresa privada apoyada por inversores, se desarrolle sin fondos públicos (estatales o federales). La compañía ha trabajado desde 2014 con las autoridades federales y estatales para desarrollar un proyecto que prevé conectar la cuarta y la quinta región económica más grande de Estados Unidos.

Proyecto

La línea ferroviaria de alta velocidad de aproximadamente 240 millas ofrecerá un tiempo de viaje total de menos de 90 minutos, con salidas convenientes cada 30 minutos durante las horas punta de cada día y cada hora durante los periodos de poca actividad, según avanza la empresa promotora. Además de las estaciones de Dallas/Fort Worth y Houston, contará con una estación intermedia en Brazos Valley y todas ellas estarán conectadas a la red de autopistas y a los sistemas de transporte público, y contarán con zonas de aparcamiento. De acuerdo con el promotor, casi 50.000 texanos hacen viajes de ida y vuelta entre Houston y Dallas/Fort Worth más de una vez por semana y muchos otros con mayor frecuencia.