Ir a contenido

Nuevo etiquetado

Las gasolinas estrenan nuevos nombres este viernes en toda Europa

Entra en vigor una norma europea que diferencia los combustibles según su composición pero no sustituye a los actuales

Sara Ledo

Así es la nomenclatura del nuevo etiquetado para los combustibles que entra hoy en vigor. / RICARD CUGAT (ATLAS VÍDEO)

En algunas gasolineras ya se pueden observar, mientras que en otras habrá que esperar hasta este viernes para encontrarse al repostar unas discretas pegatinas con cuadrados, círculos y rombos encima o debajo de los grandes y coloridos letreros habituales de la gasolina 95 y 98 o del diésel. Son los nuevos nombres que adoptan los carburantes en todos los países de Europa para armonizar su identificación en todo el continente y familiarizar a los usuarios con los combustibles alternativos de cara al futuro.  

La nueva norma UNE-EN 16942, que entra en vigor el 12 de octubre, es un estándar de origen europeo adaptado al catálogo español por parte de la Asociación Española de Normalización (UNE) que establece un total de 13 identificadores distintos para cada tipo de combustible, según el porcentaje de etanol que contenga, en el caso de las gasolinas; según el porcentaje de biodiésel (Éster metílico de ácidos grasos), en el caso del gasóleo, y según el tratamiento, en el de los gaseosos. Esto no implica que vaya a haber 13 tipos de carburantes diferentes en las gasolineras, sino que según la composición del combustible se le dará un nombre u otro para conocer mejor sus especificidades.

"En realidad no cambia nada", coinciden en señalar en muchas gasolineras que aclaran que no aparecerán nuevas mangueras ni se ampliará el número de combustibles que ofrecen. El viernes, quien suela repostar gasolina 95 en su estación de servicio habitual lo hará de la misma forma que siempre, utilizando la manguera correspondiente, con la única diferencia que habrá una nueva pegatina encima de la marca y del boquerel que tendrá forma de círculo y en su interior una letra E acompañada de un número (que se corresponderá al porcentaje de etanol que contiene).

Si bien es cierto, este nuevo etiquetado introducirá de forma transitoria los combustibles alternativos en Europa. Así, en la actualidad, el parque de vehículos en España demanda carburantes con un porcentaje pequeño de biocombustibles (E5 y B7 suele ser lo habitual), pero se supone que en el futuro, con la creación de vehículos más eficientes y los objetivos europeos de reducción de emisiones, la fotografía se desplazará hacia combustibles con un mayor porcentaje de sustancias orgánicas.

Los coches nuevos

Quienes más van a notar el cambio serán quienes se compren un coche a partir de ahora, ya que los nuevos vehículos incluirán de fábrica estas etiquetas en la tapa del depósito, así como en el manual de propietario del vehículo, de forma que la etiqueta sea una "herramienta visual" para saber qué combustible utilizar.

No existen equivalencias directas entre carburantes, según fuentes de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP). Por ejemplo, en una estación de Repsol, la Gasolina 95, Gasolina 95 Premium y Gasolina 98 se corresponde a E5; el Diesel e+ y Diesel e+10 a B7, y el Autogas será LPG, lo que no quiere decir que ocurra lo mismo con todas las marcas. Lo importante es seguir los pasos de las etiquetas, y en caso de duda es siempre mejor echar de menos biocombustible, que de más. Es decir, si una persona se compra un coche con una etiqueta E85 podrá repostar con E5, pero nunca al revés.

En todos los países de Europa

"Lo que se va a hacer homogenizar, de forma que si estás en Francia sabes qué carburante tienes que usar y si estas en Portugal, también", aseguran fuentes del sector. Los veintiocho países de la Unión Europea compartirán esta nueva nomenclatura, que se extenderá también a Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía. En el caso de Reino Unido, que también adoptará la norma, dependerá de lo que decida tras el Brexit que la mantengan o no, aunque es "previsible" que lo hagan, según la AOP.