Ir a contenido

Política monetaria

La justicia europea avala los planes de compra de deuda del BCE

El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Melchior Watelet, recomienda declarar válida la decisión

Según su dictamen, el programa ni vulnera la prohibición de financiación monetaria ni excede el mandato del Eurobanco

Silvia Martinez / Bruselas

Mario Draghi, durante una conferencia de prensa en la sede del BCE en Fráncfort.

Mario Draghi, durante una conferencia de prensa en la sede del BCE en Fráncfort. / REUTERS / RALPH ORLOWSKI

El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE que examina el programa de compra de bonos soberanos en los mercados secundarios puesto en marcha por el Banco Central Europeo, Melchior Watelet, lo tiene claro. La decisión, al contrario de lo que denuncian varios grupos de particulares en Alemania, ni vulnera la prohibición de financiación monetaria ni excede el mandato del eurobanco. En un dictamen publicado este jueves Watelet recomienda validar la legalidad de los planes puestos en marcha en marzo de 2015 por la entidad que dirige Mario Draghi.

El caso responde a una pregunta prejudicial planteada por el Tribunal Constitucional de Alemania en relación a varias denuncias presentadas por grupos de ahorradores e inversores particuladores que consideran que la compra de bonos por parte del BCE vulnera la prohibición de financiación monetaria de los Estados miembros y el principio democrático consagrado en la Ley Fundamental alemana (Grundgesetz) por lo que atentan contra la identidad constitucional alemana.

En sus conclusiones, Watelet rechaza todas las alegaciones y concluye que los planes de “expansión cuantitativa”, como se conocen en la jerga del eurobanco, deben ser validados por la el Tribunal de la UE. En primer lugar, porque no vulnera la prohibición de financiación monetaria y “no neutraliza en los Estados miembros la incitación a aplicar una sana política presupuestaria”. Según el jurista belga, el programa incluye “las suficientes garantías para evitar que las condiciones de emisión de bonos soberanos se vean alteradas por la certeza de que el Sistema Europeo de Bancos Centrales comprará los bonos tras su emisión”.

Política presupuestaria

En este sentido, rechaza que el programa incite a los gobiernos a no aplicar una política presupuestaria sana y recuerda que actualmente solo hay un Estado miembro –España- que está sujeto a un procedimiento por déficit excesivo mientras que en 2011 eran veinticuatro. “Esta situación objetiva tiende a demostrar que los Estados miembros de la zona euro aplican una sana política presupuestaria”, concluye.

Watelet también rechaza los argumentos que apuntan a que el programa de compras exceda el mandato del BCE y subraya que la entidad que dirige Draghi “no ha cometido un error manifiesto de apreciación ni en la determinación del objetivo del programa ni en la elección de los instrumentos aplicables”. Tampoco, sostiene, “ha incurrido en una desviación de poder ni ha rebasado manifiestamente los límites de su facultad de apreciación”, señala. Es más, considera que el plan de compra de bonos “es tan apto como necesario para alcanzar su objetivo” y “no va más allá de lo necesario.

El dictamen no es todavía definitivo pero en la mayoría de los casos los jueces suelen seguir las recomendaciones del abogado general. La sentencia se conocerá en los próximos meses.