Ir a contenido

EUROGRUPO

Calviño descarta un efecto contagio por Italia

La ministra de economía recuerda el compromiso español con la reducción del déficit y la deuda pública

Los ministros del Eurogrupo advierten al Gobierno italiano que las reglas son iguales para toda la Eurozona

Silvia Martinez / Bruselas

El presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas portugués, Mario Centeno, conversa con la ministra de Economía española, Nadia Calviño (d), antes de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo.

El presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas portugués, Mario Centeno, conversa con la ministra de Economía española, Nadia Calviño (d), antes de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo. / EFE/ Julien Warnand (EPA)

“No cabe ninguna duda de nuestro compromiso con la reducción del déficit público y la estabilidad de la deuda pública. En este sentido, no tengo una preocupación especial por un efecto contagio que no vemos por ningún lugar”. La ministra de economía, Nadia Calviño, es consciente de la preocupación que ha generado el borrador de presupuesto italiano, que triplica el desfase presupuestario al elevar el déficit público al 2,4% del PIB en 2019. Pero ha descartado que las dudas entorno a las cuentas públicas italianas vayan a repercutir o contagiar a España.

“Indudablemente estamos siguiendo con muchísima atención el desarrollo de la situación en Italia y en los mercados de capitales en general” porque “a nadie beneficia que se desencadene un episodio de inestabilidad financiera y menos que a nadie a Italia”, ha explicado a su llegada a la reunión del Eurogrupo. Pero desde la perspectiva española Calviño lo tiene claro. El Gobierno de Pedro Sánchez “está absolutamente determinado y comprometido con la estabilización presupuestaria” y la nueva senda del déficit propuesta por España para el próximo ejercicio –del 2,7% en 2018 en vez del 2,2% comprometido y del 1,8 en vez de 1,3% en 2019- “está perfectamente encuadrada con las normas comunitarias”.

Es más, la ministra española ha descartado la posibilidad de que el Ejecutivo comunitario endurezca sus exigencias en materia presupuestaria respecto a España por el desafío italiano y no espera una actitud “ni más dura ni más laxa” por parte del comisario de asuntos económicos, Pierre Moscovici, en el examen del borrador del presupuesto que deberán remitir a Bruselas antes del 15 de octubre.

Debate obligado

La situación de las finanzas italianas no figuraban en el orden del día del Eurogrupo pero el debate se ha colado en la reunión porque los temores han aumentado y las preocupaciones en los últimos días. Por eso, el ministro italiano Giovanni Tría se ha visto obligado a dar explicaciones sobre las recientes decisiones de su Gobierno y la estrategia presupuestaria que van a seguir. “Hemos tenido un buen intercambio de opiniones. Todos somos conscientes de lo que está en juego “pero “hoy no era el día de discutir en profundidad”, ha resumido el presidente del Eurogrupo, Màrio Centeno, tras la reunión.

El portugués ha admitido que la nueva senda de déficit público avanzada por Italia “plantea preocupaciones e interrogantes” y así se lo han trasladado varios ministros al propio Tría durante la reunión. “Pero para ir más allá necesitamos más cifras y la evaluación de la Comisión Europea”, ha añadido sin entrar en más polémicas sobre el presupuesto pactado por la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas.

"Señales preocupantes"

Entre aquellos que han expresado públicamente su preocupación este lunes ha estado el ministro holandés de finanzas, Wopke Hoekstra. “Las señales que hemos recibido no son muy tranquilizadoras” pero “hay muchos detalles que todavía son inciertos”, ha explicado. “Lógicamente estoy un poco preocupado pero espero que sepan lo que tienen que hacer. Esperemos lo mejor. Las reglas son para todos. Estamos en la misma eurozona y es muy importante que jueguen bajo las mismas reglas”, ha avisado el finlandés Petteri Orpo. Igual de directo ha sido el francés Bruno Le Maire que, aunque no ha querido “dar lecciones a nadie”, también ha recordado que las reglas “son iguales para todos” y que el caso italiano pone de manifiesto la necesidad de reforzar cuanto antes la unión económica y monetaria

La senda presupuestaria pactada por Italia incluía el compromiso de reducir el déficit público al 1,6% este año y al 0,8% en 2019 y 2020 así que, a priori, las nuevas cifras anunciadas por el Gobierno italiano incluyen un desvío muy significativo. “No veo como esas cifras van a ser compatibles con nuestras reglas”, ha avisado Moscovici. ”Representa una desviación muy significativa respecto a los compromisos adoptados” e “Italia será el único país de la zona euro que en 2019 tendrá una política expansionista cuando es uno de los países más endeudados”, ha añadido criticando la decisión de Roma de privilegiar el gasto público.

“Puede ser popular a corto plazo pero al final hay que decirles la verdad a los ciudadanos y son siempre los ciudadanos los que pagan”. Su veredicto llegará a partir del 15 de octubre, fecha límite para remitir a Bruselas los borradores presupuestarios. Un análisis que encara con actitud dialogante pero firme. “Lo que se espera es que seamos rigurosos”, ha avisado.