Ir a contenido

PRECIO DEL DINERO

La Reserva Federal sube los tipos y da por terminadas sus políticas "acomodaticias"

El precio del dinero crece un cuarto de punto para quedar entre el 2% y el 2.25%, el tercer aumento en 2018

Ricardo Mir de Francia

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed). / REUTERS / CARLOS BARRIA

La Reserva Federal ha dado un paso más para normalizar los tipos de interés tras las medidas extraordinarias que tuvo que adoptar para responder la crisis financiera y promover la recuperación. Su órgano ejecutivo ha anunciado este miércoles una subida de un cuarto de punto que deja el precio del dinero en una horquilla entre el 2% y el 2.25%. La decisión de la Fed es una muestra de confianza en la marcha de la economía estadounidense, que da muestras de aceleramiento tras registrar un crecimiento del 4% en el último trimestre y consolidar el pleno empleo. Ese optimismo ha llevado al banco central que preside Jerome Powell a dar por terminadas sus “políticas acomodaticias” de estímulo, un recurso semántico que había utilizado en los últimos años para describir unos tipos en niveles extraordinariamente bajos.

En su comparecencia ante los medios, Powell aseguró que la economía estadounidense está dando señales de “fortaleza” con el aumento de la inversión empresarial, el gasto de los hogares y la tendencia al alza de los salarios. Antes de que acabe el año prevé una cuarta subida de tipos, que mantendrán su tendencia alcista en 2019 con otros tres incrementos graduales, siempre y cuando se cumplan las previsiones. Para 2020, la Fed ha proyectado una sola subida, que dejaría el precio del dinero en el 3.4%, un baremo que se considera neutral. “El mercado laboral ha seguido reforzándose y la actividad económica ha amentado a un ritmo fuerte”, dice su comunicado.

Powell ha señalado que la guerra comercial abierta por la Administración Trump contra China y otros de sus socios comerciales no se está reflejando por el momento el cuadro macroeconómico. “No vemos que este teniendo prácticamente impacto”. Pero sí dijo que a lo largo y ancho del país ha constatado la preocupación de numerosas empresas por el coste que el aumento de los aranceles está teniendo en las cadenas de suministro y el precio de las materias primas. “Más que nada me preocupa saber cuál es el destino final de todo esto”, dijo Powell. “Si de forma inintencionada acaba conduciéndonos a un lugar donde los aranceles se mantienen durante mucho tiempo, será malo para la economía estadounidense, para los hogares y también para otros países”.

La Fed empezó a subir los tipos en 2015, el primer paso hacia la normalización que fue seguido por la decisión de acabar con el programa de compra de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios concebido para inyectar liquidez en la economía. Ese cambio de tendencia le ha valido en varias ocasiones las críticas del presidente Trump, que teme que ralenticen la actividad económica. Pero Powell se defendió diciendo que las subidas graduales son necesarias para evitar un eventual recalentamiento y rearmar a la Fed para el día en que vuelvan los malos tiempos.