Ir a contenido

Política monetaria

Draghi espera que el aumento de los salarios impulse la inflación

El presidente del Banco Central Europeo confía en las repercusiones de la mejora del mercado laboral

Silvia Martinez

Mario Draghi, presidente del BCE.

Mario Draghi, presidente del BCE. / KAI PFAFFENBACH

La amenaza del proteccionismo, las vulnerabilidades en los mercados emergentes y la volatilidad de los mercados financieros son “más prominentes” que antes pero el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha optado de nuevo por poner una nota de optimismo durante su comparecencia mensual ante la Eurocámara. El banquero espera que la economía siga creciendo -aunque ha confirmado la ligera rebaja de las previsiones- y que la inflación subyacente –que excluye el efecto de los precios de los alimentos frescos y la energía- registre un “relativamente vigoroso repunte” gracias al incremento de los salarios.

Ante la comisión de asuntos económicos, Draghi ha insistido en que esperan que la inflación subyacente siga aumentando en los próximos meses a media que el mercado laboral siga mejorando e impulse un incremento de los salarios y del consumo. “El crecimiento anual de los salarios negociados en la zona del euro aumentó del 1,5% en 2017 al 1,7% en el primer trimestre de 2018 y al 2,2% en el segundo. Esto respalda nuestra confianza de que continuará el aumento en el crecimiento de los salarios, ya que los acuerdos salariales suelen durar dos años o más”, ha explicado.

Según sus estimaciones, la tasa de inflación armonizada se moverá probablemente en los actuales niveles durante los próximos meses y alcanzará el 1,7% cada año entre ahora y 2020. Una evolución que esconde “una recuperación vigorosa” de la inflación subyacente que reflejo de esta dinámica alcanzará el 1,8% en 2020, muy cerca del objetivo del BCE del 2%.

Con estos datos sobre la mesa, el consejo de gobierno, ha explicado, mantiene su intención de reducir las compras de activos en 15.000 millones a partir de octubre y hasta finales de año, y poner fin a esta política de estímulos si se confirman las previsiones de inflación a medio plazo. “Esto no significa que nuestra política monetaria vaya a dejar de ser acomodaticia”, ha reiterado anunciando que mantendrán los tipos de interés en su nivel actual el menos hasta verano de 2019.