Ir a contenido

desinversión

CaixaBank deja de ser el primer accionista de Repsol

La entidad financiera vende el 9,36% de la petrolera y abandona su consejo de administración

La operación representa una pérdida extraordinaria de 450 millones que no tendrá impacto en los resultados

Max Jiménez

Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, en la junta de accionsitas del 2017.

Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, en la junta de accionsitas del 2017. / JOAN CORTADELLAS

El consejo de administración de CaixaBank ha acordado vender su participación accionarial del 9,36% en Repsol, según ha comunicado este jueves la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).  Los consejeros de la entidad financiera en la petrolera, Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado, han presentado su renuncia al cargo. El valor de esa participación se acercaría a los 2.500 millones de euros, según el precio de la acción fijado este jueves en los 16,8 euros por título. En lo que va de año el valor de la petrolera ha aumentado un 20,5%.

El proceso de venta se articulará, por un lado, mediante la liquidación anticipada de los dos contratos de permuta de renta variable existentes ('equity swap') representativos del 4,61% de la participación de CaixaBank en Repsol. Y, por otro, se empezará inmediatamente un programa de ventas para la posición restante en Repsol del 4,75%, con el objetivo de finalizarlo antes del cierre del primer trimestre del 2019. Las ventas se limitarán diariamente a un máximo del 15% del volumen negociado en el día.

Pérdida extraordinaria

La entidad considera  que este programa de ventas de la participación en Repsol resultará en una pérdida extraordinaria neta de, aproximadamente, 450 millones de euros en la cuenta de resultados del tercer trimestre de 2018 y, una vez concluido el proceso de venta, en un impacto prácticamente neutral en la ratio de capital CET-1 'fully loaded', así como en la propia cuenta de resultados. Asimismo, la entidad financiera mantiene el objetivo de retorno sobre capital (ROTE) del 9% al 11% para el 2018.

CaixaBank ha destacado que la operación se enmarca en los objetivos del Plan Estratégico 2015-2018, entre los que se incluía reducir el peso del consumo de capital de la cartera de participadas, que al cierre del 2014 alcanzaba el 16%. Al finalizar el segundo trimestre de 2018, el capital asignado a las participadas se sitúa en torno al 5%, tras completar distintas operaciones en este periodo, especialmente las ventas de las participaciones en The Bank of East Asia y Grupo Financiero Inbursa, y la toma de control en BPI.

CaixaBank era el primer accionista de Repsol. Tras la venta de la participada pasará a serlo Sacyr, con el 8,2%, seguido del fondo estadounidese Black Rock, con el 4,6%. Fuentes de CaixaBank precisaron ayer que la participación de Repsol no estaba considerada estratégica y se ha esperado al mejor momento para venderla, pese a que comporta pérdidas extraordinarias, que sin embargo no tendrán efecto sobre el capital del banco, insiste la entidad.

Avance de la venta

La operación de venta ya fue avanzada a principios de año por Isidre Fainé, presidente del grupo CaixaBank, que apuntó en una entrevista con el diario 'Financial Times' la posibilidad de vender la participación del 12% (desde entonces se ha desprendido de pequeños paquetes) que tiene el banco en Repsol y sacar a bolsa Criteria, el hólding de participaciones industriales del grupo financiero. "Podríamos decidir vender la participación en Repsol", dijo Fainé en la entrevista. Fainé indicó que su participación en la petrolera es un "activo sólido y líquido que proporciona ingresos y diversificación", pero destacó su condición de "no estratégico".

Repsol era con Telefónica (de la que tienen un 5% del capital) las únicas participadas directamente por CaixaBank, aunque desde la entidad se apunta que la relación con Telefónica es más profunda que la que se mantenía con la petrolera, en tanto que la relación societaria y desarrollo de proyectos comunes vinculados directamente con el negocio bancario es más intensa.  El resto de las participaciones del grupo están en poder de Criteria Caixa. De esas participaciones destaca la de Naturgy (antigua Gas Natural), de la que posee el 24% del capital. En Saba controla el 50%. Es accionista de Suez, de la que tiene el 6% y de Cellnex, de la que posee el 6% del capital y También Telefónica, de la que tiene una participación del 0,9% del capital.