Ir a contenido

REFORMA DE LA LEY DE ESTABILIDAD

El Gobierno burla el bloqueo del PP y Ciudadanos a su Presupuesto

El PSOE camufla en una ley contra violencia de género su reforma de la ley de estabilidad presupuestaria

Los socialistas y sus socios parlamentarios pretenden retirar la capacidad de veto del PP en el Senado a los objetivos de déficit

Rosa María Sánchez / Juan Ruiz

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. De espaldas, el diputado Joan Tardá, de ERC.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. De espaldas, el diputado Joan Tardá, de ERC. / JOSE LUIS ROCA

Por sorpresa y por la puerta de atrás. Así es la estrategia que han diseñado los socialistas del grupo parlamentario y del Gobierno para burlar el bloqueo de PP y Ciudadanos al trámite presupuestario del Ejecutivo.

Al filo de las 20 horas de este martes, poco antes de que el Registro del Congreso de los Diputados cerrara el plazo de presentación de enmiendas a la proposición de ley orgánica para la formación de jueces y magistrados en materia de violencia de género, el grupo socialista ha presentado su bateria de enmiendas. Y entre ellas ha colado una, que no tiene nada que ver con el Poder Judicial, en la que se propone la reforma de ley de estabilidad presupuestaria para retirar al Senado (donde el PP goza de mayoría absoluta) su capacidad de vetar el objetivo de déficit para el 2019 sobre el que el Gobierno de Pedro Sánchez, de acuerdo con Unidos Podemos, pretende dar un giro social a las cuentas del Estado.

No es la primera vez que un grupo utiliza una treta parlamentaria de este tipo para impulsar determinadas reformas utilizando como vehículo una ley que no tienen que ver con ellas. Es lo que se conoce como técnica "ómnibus" en la confección de normas. En esta ocasión, lo que se ha pretendido es burlar el boicot con el que PP y Ciudadanos, con mayoría en la Mesa del Congreso de los Diputados, pretendían bloquear la aprobación de la proposición de ley para la reforma de la ley de estabilidad impulsada por los grupos de PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís

El martes pasado, PP y Ciudadanos ya vetaron la tramitación urgente de esta proposición de ley. Y aunque el pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes su tramitación parlamentaria (con el único voto en contra de PP, Cs, UPN y Foro Asturias), los representantes de PP y Cs en la Mesa del Congreso ya estaban dispuestos a dilatar eternamente su tramitación por la ya conocida vía de ir ampliando una y otra vez el plazo de presentación de enmiendas

A sabiendas de esta estrategia, el PSOE diseñó la suya, aprovechando la tramitación parlamentaria una reforma de una ley orgánica (del Poder Judicial) y que este martes finalizaba el plazo de enmiendas. De este modo, se da esquinazo al alargamiento intencionado de los plazos de enmiendas. Además, la Comisión de Justicia (donde se tramitaría la ley contra la violencia de género) está presidida por la socialista Isabel Rodríguez, lo cual neutraliza nuevas maniobras de bloqueo del PP o Ciudadanos 

Fuentes parlamentarias explican que si PP y Cs acceden a la tramitación urgente de la proposición de ley original para reformar la ley de estabilidad abortarán la estrategia de la  'enmienda ómnibus'. Si no es así, seguirán adelante con ella. "Vamos a demostrarles que no pueden bloquearnos", afirman fuentes parlamentarias socialistas

Debate parlamentario

Durante el debate de la proposición de ley de reforma de la ley de estabilidad presupuestaria, este martes, la mayor parte de los socios parlamentarios del Gobierno han condicionado su apoyo a la proposición de ley de reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria a que el Gobierno abra la mano con la regla de gasto que impide a ayuntamientos y comunidades autónomas hacer uso de sus ahorros anuales (superávits) en medidas de política social.

Los portavoces de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, de Coalición Canaria, Ana Oramas, y de ERC, Joan Margall, han anunciado que presentarán sendas enmiendas a la proposición de ley de reforma de la ley de estabilidad que ha empezado a tramitarse este martes en el Congreso de los Diputados, con el fin de impulsar la flexibilización de la regla de gasto. También han pedido avanzar en esta dirección los portavoces de PNV y de PDCat, Idoia Sagastizábal Ferran Bel. "Es necesario modificar actual regla de gasto que encorseta a las administraciones", ha dicho la portavoz del PNV. 

Falta de concreción

Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que asistió desde su escaño al debate parlamentario de la proposición de ley, admitió después que el Gobierno es partidario de que los ayuntamientos puedan reinvertir su superávit "poco a poco" y apuntó que la modificación de la regla de gasto debe hacerse de forma "ordenada y progresiva"

Lo cierto es que la falta de concreción por parte del Gobierno sobre este compromiso socialista empieza a irritar a algunos de sus socios parlamentarios. "Deben ser sensibles a estas demandas y aprovechar la tramitación de la ley orgánica de estabilidad para que se modifique la regla de gasto que sigue asfixiando a los ayuntamientos", dijo el portavoz de ERC.

Podemos apremia al Gobierno

Todos los grupos parlamentarios, salvo PPCiudadanosUPN Foro Asturias, se han mostrado partidarios de apoyar la reforma de la ley de estabilidad presupuestaria con la que el Gobierno pretende acabar con la capacidad de veto del Senado (donde el PP goza de mayoría absoluta) respecto de la aprobación de los objetivos de déficit y deuda sobre los que Pedro Sánchez pretende confeccionar el proyecto de Presupuestos el 2019 con un marcado giro social.

Los votos de PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso han impedido la tramitación por vía de urgencia de la proposición de ley presentada por los grupos parlamentarios socialista, de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, de ERC y Mixto

El portavoz de Unidos Podemos, Txema Guijarro, ha dicho a la ministra de Hacienda que, si la tramitación de la proposición se encalla en el Congreso de los Diputados, "esto no debe eximir al Gobierno de tener que gobernar". Desde de punto de vista de Unidos Podemos, el Gobierno no debe renunciar a acometer por decreto la reforma de la ley orgánica si PP y Ciudadanos boicotean su tramitación por la vía de alargar los plazos parlamentarios haciendo uso de su mayoría en los órganos del Congreso de los Diputados. "Es necesario una política fiscal expansiva, hoy más que nunca", ha dicho Guijarro.

Solo después de la reforma de la Ley de Estabilidad y de la posterior aprobación de la senda de objetivos de déficit (tras la pretendida desaparición del veto del PP en el Senado), el Gobierno de Pedro Sánchez estará en condiciones de presentar en el Congreso de los Diputados el proyecto de Ley de Presupuestos del Estado para el 2019 (a finales de noviembre o primeros de diciembre), que ya ha empezado a negociar con Unidos Podemos y que podrán confeccionar a partir de un techo de gasto el 4,4% superior al del 2018.