Ir a contenido

operación corporativa

Blackstone se hace con el control de Testa Residencial

BBVA y Merlin ceden su parte en la sociedad inmobiliaria y el Santander vende un 7,76%

Max Jiménez Botías

Viviendas de Testa en la plaza Europa.

Viviendas de Testa en la plaza Europa. / Joan Costa

El fondo inmobiliario estadounidense Blackstone ha comprado el 50,01% del capital social de Testa Residencial, primera compañía de pisos en alquiler del país, por 947, 68 millones de euros. El fondo se ha hecho con este porcentaje que le da el control de la compañía cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) comprando parte de la participación que Santander tiene en la firma y toda la del BBVA y Merlin.

En concreto, se ha hecho con el 25,24% de BBVA, el 16,95% de Merlin y con un 7,76% de Santander, según detallaron fuentes del sector. Se trata de los socios y los porcentajes de Testa que han aceptado la oferta lanzada por el fondo a todo su capital. La oferta se ha planteado a 14,326 euros por acción, por encima de de 13,9 euros con que debutó en el MAB, lo que supone valorar la compañía en 1.895 millones de euros.

Blackstone tendrá a partir de ahora como socios en Testa al Santander, con la participación de alrededor del 29% con que se queda en la compañía y a Acciona, que mantiene todo su 20% en la socimi.

Los socios de Testa acuerdan su venta parcial apenas dos meses después de que la firma saliera a MAB toda vez que tuvo que aplazar su incialmente planeado salto al mercado continuo. La salida de los accionistas bancarios era inevitable, puesto que el setor se ve obligado a desprenderse de su cartera inmobiliaria con el objetivo de mejorar su solvencia. Para Merlin, el sector residencial no se encuentra entre sus prioridades. La sociedad que dirige Ismael Clemente centra su actividad en el sector de oficinas y la logística.

A favor del ciclo

Testa es un sociedad que aprovecha el viento de cola que sopla para el setor inmobiliario. En el primer semestre de este año, los ingresos brutos por rentas alcanzaron los 36,98 millones de euros, lo que supuso un incremento del 69% respecto al mismo semestre del año anterior. Este aumento se debió a la mejora de la ratio de ocupación que alcanzó el 91,8%. También al crecimiento en el número de viviendas en cartera (actualmente 10.615 viviendas, más de un 30% de crecimiento en los últimos 12
meses hasta ese momento) y a la mejora de las rentas anualizadas (GRI), que se incrementaron un 17,5%. A perímetro
constante, el crecimiento de los ingresos ha sido del 9%.

El ebitda de alquiler ajustado ascemndió a 24,38 millones, lo que supone un 68% más respecto al mismo periodo del año anterior. Este dato representa un margen del 65,9% sobre las rentas brutas. El beneficio neto del semestre alcanzó los 8,94 millones cifra que no refleja adecuadamente la buena evolución del negocio, ya que se vio afectado por algunas partidas no recurrentes. Según el informe de valoración de Savills, en junio del 2018, la cartera de Testa tenía un valor
bruto estimado de mercado de 2.637,3 millones de euros.