Ir a contenido

automoción

El sector del automóvil pide que no se "ataque" al diésel

En una carta abierta a la opinión pública las principales asociaciones del automóvil piden "prudencia y moderación" para hablar sobre este combustible

Sara Ledo

El depósito de carburante es entre 8 y 9,5 euros más caro que en el 2017.

El depósito de carburante es entre 8 y 9,5 euros más caro que en el 2017. / JOAN CORTADELLAS

El sector del automóvil ha dicho basta. Después de varios meses de 'dimes y diretes' entorno a la desaparición del diésel, la posible llegada de un nuevo impuesto para igualar su fiscalidad a la de la gasolina y la caída de las ventas del 13 % en julio y del 18,3 % en los primeros seis meses del año, el sector ha decidido alzar su voz. En una carta abierta a la opinión pública y firmada por los presidentes de las principales asociaciones española (Anfac, Aniacam, Sernauto, Faconauto y Ganvam) estas piden "prudencia y moderación" al hablar de este combustible.

Con esta carta, el sector ha aprovechado para desmentir lo que tildan de "afirmaciones inexactas", como que el diésel contamina más que la gasolina, "para evitar que, por repetición, acaben tomándose como verdaderas", explican, e insisten en que el problema real es la antigüedad del parque automovilístico español, que tiene más de doce años, y no las emisiones de los vehículos diésel en sí. 

"El diésel es el combustible más eficiente y con menores emisiones de CO2. Si lo comparamos con vehículos gasolina equivalentes, los vehículos diésel nuevos (que se venden actualmente en los concesionarios) presentan un consumo un 25% inferior y unas emisiones de CO2 por kilómetro un 15% inferiores. Además, los vehículos diésel nuevos y los de gasolina producen emisiones contaminantes en niveles equivalentes", aclaran.

En este sentido, según las cinco asociaciones, son los vehículos más antiguos los que tienen niveles de emisiones de CO2 y NOx y partículas más altos, y por ello han emplazado a las autoridades a fijar su objetivo en la introducción de medidas basadas en "retirar de la circulación los coches más viejos e ineficientes cuya edad media supera ya los 12 años".

Compromiso con las bajas emisiones

Por su parte, el sector de la automoción español dice estar comprometido con las bajas emisiones "desde hace décadas, algo que demuestran, sostienen, las "fuertes inversiones en I+D+i para poner en el mercado vehículos cada vez más limpios y eficientes". "De ahí que hayamos conseguido que los vehículos nuevos diésel emitan un 84% menos de emisiones NOx y un 91% menos de partículas que los vehículos de hace 15 años", precisan en la carta Anfac, Aniacam, Sernauto, Faconauto y Ganvam.

Las cinco asociaciones aseguran que están plenamente comprometidas con la descarbonización del transporte y la movilidad con cero y bajas emisiones. Y, por eso, piden que "no se ataque a ninguna tecnología ni se genere incertidumbre innecesaria en la ciudadanía". "Esto puede afectar muy negativamente tanto a las inversiones en nuestro país y al empleo directo e indirecto del sector, como a los compradores recientes de estos vehículos diésel, indefensos, que ven cómo pierde valor su inversión de cara al futuro. Además, sobre todo en el ámbito local, penalizar a los coches diésel (aunque sean nuevos), lo único que está provocando es un incremento de las emisiones de CO2 ya que están siendo sustituidos por vehículos gasolina", concluyen.