Ir a contenido

Negociación presupuestaria

Sánchez rebaja su propósito de hacer pagar más impuestos a las multinacionales

Hacienda renuncia a aplicar la tributación mínima del 15% sobre el resultado empresarial

El Gobierno también ha dado marcha atrás con la amnistía fiscal y el impuesto a la banca

Rosa María Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el Palacio de la Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el Palacio de la Moncloa. / DAVID CASTRO

El baño de realidad que se está dando el programa de fiscalidad del PSOE desde que Pedro Sánchez llegó a la Presidencia del Gobierno no cesa. Después de haber renunciado a publicar la lista de contribuyentes acogidos a la amnistía fiscal del ministro Montoro y pocos días más tarde de descartar un nuevo impuesto sobre la banca, fuentes del Gobierno de Sánchez admiten ahora que la tributación mínima del 15% que se pretende establecer en el impuesto de sociedades no se aplicará sobre el resultado contable obtenido por los grupos multinacionales, sino sobre la base imponible del impuesto.

En la práctica, la opción que ahora baraja el Gobierno es más ventajosa para las empresas ya que, salvo en casos excepcionales, la base imponible del impuesto de sociedades es menor que el resultado contable, por efecto de las deducciones fiscales. 

Un debate de 6.500 millones

Así, por ejemplo, en el 2015 los grupos consolidados obtuvieron un resultado contable positivo cercano a los 90.000 millones, si bien la base imponible declarada quedó reducida a unos 33.000 millones. De este modo, la cuota líquida que pagaron estos grupos (6.564 millones), representó un tipo efectivo del 20% sobre la base imponible (ligeramente por debajo del tipo nominal del 25%) pero de tan solo el 7,54% sobre el resultado contable (este porcentaje fue del 12,25% en las sociedades no integradas en grupos)

Partiendo de estos datos agregados se podría llegar a la conclusión aproximada de que fijar una tributación mínima del 15% sobre el resultado contable de los grupos -tal como planteaba el PSOE en su documento programático- podría aportar una recaudación adicional a Hacienda de otros 6.500 millones provenientes de este colectivo integrado por algo menos de 5.000 contribuyentes. El grupo de Unidos Podemos también es partidario de usar el resultado contable como referencia aunque en su documento negociador se habla de forma imprecisa de “establecer un suelo no deducible del 15 %”. 

Beneficios e impuesto de sociedades

Esta opción es la que parece haber descartado ahora el Gobierno. Frente a esto, los efectos de aplicar esa tasa mínima de tributación del 15% sobre la base imponible podrían resultar muy inferiores.

Desde el punto de vista de Luis del Amo, secretario técnico del Reaf (órgano especializado en fiscalidad del Consejo de Economistas), resulta “burdo” plantear un tipo efectivo mínimo sobre el resultado contable. “Cada empresa tiene unos motivos para llegara a una base imponible menor aplicando los incentivos fiscales que prevé la ley” razona. “Aplicar un tipo mínimo sobre la base imponible, es más fácil, pero ¿qué se pretende? ¿que una empresa tribute el 15% de su base imponible aunque haya hecho mucha inversión deducible en I+D? Bueno, es una opción…” explica con escepticismo.

Doble imposición de dividendos

En paralelo, Hacienda también está buscando como frenar determinadas exenciones por doble imposición que se aplican los grupos empresariales cuando sus filiales repatrían a España los beneficios obtenidos. En este caso, el reto es hacerlo sin violentar los convenios de doble imposición firmados con el resto de los países.

El anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también preocupado por la escasa capacidad recaudatoria del impuesto de Sociedades, adoptó medidas para limitar la deducción por doble imposición internacional, así como la compensación de bases imponibles negativas y el tratamiento de las pérdidas de entidades participadas. Este conjunto de frenos se tradujo en una recaudación adicional por el impuesto de 1.283 millones en el 2017, según el informe de recaudación anual de la Agencia Tributaria. Los planes de la ministra María Jesús Montero parecen apuntar en esta misma dirección.

Las empresas ya ganan como en 2006 pero pagan la mitad

Las empresas ganan ya lo mismo que en el 2006, pero la base imponible por la que tributan es el 12% menor y, sobre todo, lo que acaban pagando al fisco por el impuesto de sociedades es la mitad que entonces (22.136 millones en el 2017 frente a 41.675 en el 2006). “En los dos últimos años ha culminado el proceso de recuperación de los resultados de las sociedades, aunque no ha sido así en el caso de la base imponible y del impuesto devengado”. afirma la Agencia Tributaria en su último informe anual de recaudación publicado por la Agencia Tributaria.

“En términos reales, el impuesto de Sociedades devengado todavía no ha alcanzado en 2017 el nivel de 1999 mientras que el resultado contable se ha más que doblado”, subrayó el presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (Airef), José Luis Escrivá, este miércoles en twitter.

Según el análisis de Escrivá, la principal razón de que el impuesto no despegue reside en que las empresas están descontando ahora de sus bases imponibles las pérdidas acumuladas durante los años de crisis, sobre todo en el sector financiero.

 “Hemos pedido muchas veces al Ministerio de Hacienda conocer las bases imponibles negativas acumuladas porque pensamos que esto está pesando mucho. No nos las proporcionan”, se quejó Escrivá en la Comisión de Presupuestos el pasado mes de abril.

Solo en el sector financiero el Banco de España estimó en 68.464 millones de euros los créditos fiscales acumulados en el sector financiero a finales del 2014, listos para minorar bases imponibles futuras y para reducir el pago de impuestos en las entidades.

0 Comentarios
cargando