Ir a contenido

PROYECTOS

L'Escribà abre en Tokio

Joan Escribà lleva su Xiringuito a Japón de la mano de Sadahiro Nakamura

El empresario inauguró en julio La Picantería y estrenará otro restaurante en otoño

Guillem Tapia

Escribà junto a Nakamura y el equipo de El Xiringuito Tokio.

Escribà junto a Nakamura y el equipo de El Xiringuito Tokio.

De la playa del Bogatell en Barcelona al céntrico barrio de Shibuya en Tokio. El Xiringuito de l’Escribà abrirá una réplica de su restaurante de paellas comida mediterránea en la primera planta de un rascacielos nipón el próximo 13 de septiembre. Joan Escribà, director de El Xiringuito, y Sadahiro Nakamura a través de su compañía Transit, que está especializada en importar conceptos de restauración internacionales a Japón, se han asociado para hacer posible este proyecto que empezó a fraguarse hace dos años. Escribà aportará la experiencia y el know how mientras que Nakamura realizará la inversión de capital.

“Nos situaremos en un complejo que se está construyendo específicamente para las Olimpiadas del 2020 de Tokio. Es bonito, porque en Barcelona arrancamos en 1992 en una zona que también se levantó para los Juegos Olímpicos”, apunta Joan Escribà. El Xiringuito nació hace 25 años con la intención de compensar la estacionalidad del negocio pastelero de la familia Escribà, que en los meses más calurosos del año sufre un bajón. Durante una primera etapa, la oferta gastronómica del establecimiento se centró en la repostería y a partir del 2000 se convirtió en el restaurante que es hoy en día. Desde hace cinco años los hermanos de la estirpe pastelera han separado sus caminos en lo que a negocios se refiere. El mediático Christian Escribà dirige las pastelerías y Joan el restaurante.

Nuevos proyectos

El Xiringuito de l’Escribà es uno de los restaurantes más emblemáticos del paseo marítimo del Bogatell. En el 2013 comenzó su expansión a pie de playa con dos chiringuitos –bautizados como La Guingueta–, de los cuales actualmente mantiene uno. “Pagamos 375.000 euros por temporada y el ayuntamiento solo nos pone trabas y nos manda inspecciones diarias”, se lamenta Joan Escribà. La concesión bajo la que opera El Xiringuito vencerá en junio del 2019, igual que la de la mayoría de los negocios del frente marítimo comprendido entre la Barceloneta y el Fòrum que nacieron al calor de las Olimpiadas. No obstante, Joan Escribà confía en que se active una prórroga de entre 5 y 15 años que permita mantener la actividad en los locales de la zona.

Por si las moscas, Joan Escribà, junto con su mujer Mariana Silveira, ya tienen entre manos dos nuevos proyectos gastronómicos, ambos en la calle Marià Aguiló del barrio del Poblenou. El primero ya está en marcha desde principios de julio. Se trata de La Picantería, un establecimiento que sirve platos de México, Perú, Japón y Brasil. El segundo, un restaurante de plancha teppanyaki, arrancará en otoño.